TAJ MAHAL: LA LEYENDA DE LA LAMPARA DE CURZON

Imagen paulancheta
George Nathaniel Curzon, fue un virrey de la India en la época de la colonización. Él mandó restaurar varios lugares históricos para preservarlos, entre los cuales estaba el Taj Mahal. 

Para dejar su impronta personal, cuando terminaron los trabajos de restauración, Curzon quería que su nombre quedara para siempre en el Taj Mahal. Encargó a unos trabajadores cualificados una hermosa lámpara de bronce, réplica de la lámpara que había colgado en la mezquita del sultán Beybars II en El Cairo y que para entonces, estaba desaparecida. Tardó dos años en hacerse y tenía incrustaciones de plata y oro.

Tiene inscrita la siguiente frase en persa: "Presentado a la tumba de Mumtaz Mahal por Lord Curzon, virrey de la India, 1906." Curzon cuidó especialmente que la inscripción estuviera en persa para que estuviera en completa armonía con la gran tumba que estaba destinada a iluminar.

Cada centavo de su costo fue abonado de su cuenta personal, e insistía que fuera su "último tributo de respeto a las glorias de Agra, que flotan en la memoria como una visión constante de la belleza" .Desde entonces, la lámpara original cuelga de la cúpula sobre las dos tumbas.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones