¡PERLAS! ¡PERLAS!


En la imagen el Maharaja de Baroda Pratap Singh Gaekwar se prepara para su fiesta de cumpleaños en 1948 mientras su esposa, la Marahani Sita Devi le ayuda a colocarse el ancestral collar de perlas de siete vueltas, herencia de familia. 

La casa real de Gaekwand tenía una larga tradición de ávidos coleccionistas de joyas y perlas. Extravagantes y muy ricos, algunas de las mejores y más singulares piezas del mundo estaban en su colección, muchas de ellas encargadas por el abuelo de Pratap, el Maharajah Khanderao. 

Tras la muerte de Pratap, las joyas, palacios y obras de arte fueron vendidas o repartidas entre la familia. En su momento, el collar de perlas llamado 'Perlas de Baroda' llamó la atención internacional y la venta de sólo dos vueltas de ese collar alcanzó la cifra de 7,1 millones de dólares en la casa de subastas Christie de Nueva York en 2007 rompiendo el récord de ventas. 

Y si hermoso es el collar, más sofisticada es aún la 'Alfombra de Perlas de Baroda', que por sí sola constituye un verdadero tesoro. Se trata de un tapiz de más de dos metros de largo cuajado de perlas y adorados con diamantes, zafiros, esmeraldas y rubíes engastados en oro. Tiene un diseño de arte mogol y se tardó cico años en su fabricación. Fue adquirida en subasta por un miembro de la familia real de Qatar y la pieza estaba destinado para el nuevo Museo de Arte Islámico de Doha. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones