FAQUIRES

Image and video hosting by TinyPic

Aún se puede encontrar por los pueblos una forma evolucionada de faquires, esos ascetas que recitaban las escrituras y que eran capaces de las más singulares proezas físicas a cambio de unas monedas.

Este tipo de prácticas tienen un origen diverso con variantes árabes e indias. La palabra faquir significa 'pobre' en árabe y es el nombre que se le dio a los místicos que hacían voto de pobreza para estar cerca de Dios. Sin embargo, esta palabra también encontró acomodo en India donde los ascetas mendicantes elaboraran habilidades físicas tales como caminar sobre brasas, clavarse grandes agujas, dormir en una cama de clavos o enterrarse vivo. 

Sea cual sea su origen, este tipo de hazañas se acompañaban de un aire de misticismo y religiosidad. Tradicionalmente se creía que estas personas eran capaces de salir indemnes gracias a su santidad y su conexión directa con Dios, una prueba de 'protección divina' inalcanzable para cualquier otro ser humano. 
No se debe confundir a los faquires con los sadhus que hacen penitencia extrema, como el famoso Amar Bharati, que lleva 40 años con el brazo levantado. 

¿En qué se diferencian? Los sadhus son monjes errantes que han renunciado al al mundo y que viven dedicados a la adoración, el estudio y a la peregrinación. Los faquires esperan monedas por lo que hacen. 

En algunas regiones, los faquires son un tema controvertido, ya que mientras unos los consideran místicos con poderes sagrados, otros sugieren que son simples trucos de habilidad que cualquiera puede llevar a cabo con entrenamiento. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones