LA 'REINA DE LA MELODÍA' Y SU TRISTE HISTORIA DE AMOR

Image and video hosting by TinyPic
Tenia trece años cuando comenzó a cantar en un estudio, subida a un taburete para alcanzar el micrófono. Se llamaba Suraiya y entre 1940 y 1950 fue la actriz y cantante más famosa de su generación, respetada por la mismísima Lata Mangeshkar. 

Dicen de ella que era pequeña y sensual y que tenía un talento natural para la música. Pertenece a una generación de grandes actores/cantantes como como KL Saigal o la legendaria Noor Jehan, que interpretaban el tema en directo mientras rodaban la película. 

Su voz cautivó a los espectadores que a menudo acudían al cine sólo porque su nombre encabezaba el reparto. Se la recuerda por títulos como 'Mirza Ghalib', 'Jeet', 'Anmol Ghadi', 'Taj Mahal' o 'Vidya' y en su mejor momento, en 1949, llegó a estrenar nada menos que once películas ese año. 

Pero no todo era brillo en la vida de la 'Reina de la Melodía'. A pesar de los éxitos profesionales, Suraiya tenía una familia absorbente y prejuiciosa que controlaba su dinero y que malogró su historia de amor con el actor Dev Anand. 

Dev y Suraiya se conocieron en el rodaje de 'Vidia'(1948) y se enamoraron perdidamente. Ella era una estrella en la cumbre de su carrera mientras él apenas comenzaba a despuntar. Llegaron a trabajar juntos en siete películas, todas con gran éxito de taquilla. 

En 1950, cuando se encontraba rodando su tercera película con Dev, la abuela materna de Suraiya se enteró del romance se opuso abiertamente a la relación, ya que ellos eran musulmanes y el actor era hindú. A partir de ahí, comenzó un suplicio para la pareja. 

Se veían a escondidas, intercambiaban cartas a través de amigos y hasta trabajar juntos se hizo muy difícil. A menudo la abuela interrumpía el rodaje para mostrar su desagrado cuando había una escena de amor entre los actores. Fueron cuatro años de peleas, amenazas y denuncias hacia Dev hasta que finalmente, la pareja decidió poner fin a su relación. 

Dev siguió adelante con su vida y se casó tiempo después, pero Suraiya juró a su familia que nunca se casaría, y así lo hizo. Con 34 años y en la cúspide de su carrera perdió el interés por el cine y la canción y se retiró voluntariamente de la escena pública y apareciendo en los medios sólo en contadas ocasiones. 

Durante el resto de su vida, la actriz se mantuvo firme en su postura respecto a su trabajo y a su familia. No aceptó ninguna oferta de trabajo de las muchas que recibió como tampoco aceptó ninguna propuesta de matrimonio. Suraiya era enormemente rica pero es sabido que cuando su madre enfermó, no se hizo cargo de ella y no se gastó un centavo en su tratamiento,La actriz falleció en el 2004 en Mumbai, a los 74 años. 


Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones