LA FIEBRE DEL CARBÓN

Imagen Environmental Change
India es un país en plena expansión que aún cuenta con casi 300 millones de personas (un tercio de su población) que vive en la pobreza sin acceso a la electricidad. Con una economía general al alza y una población cada vez más rica y urbana, la demanda de energía es imparable y se estima que se duplicará para el año 2040. 

En la última cumbre sobre el cambio climático celebrada en París el pasado noviembre, India aseguró que iba a llevar a cabo un ambicioso programa para ampliar la energía solar, la eólica y nuclear para que más de la mitad de toda la nueva energía creada viniera de fuentes distintas de los combustibles fósiles. 

Sin embargo, es muy difícil mantener el equilibrio entre progreso y medio ambiente. Hasta que esos proyectos verdes se lleven a cabo, el país sigue trabajando con los combustibles a su alcance, como el contaminante carbón, planeando duplicar la cantidad de extracción del mismo en el 2020. 

El carbón se utiliza principalmente en la generación de energía eléctrica, en la siderurgia, las químicas y como combustible doméstico. Su extracción y uso tiene un costo medioambiental considerable. Contamina el aire elevando los niveles de dióxido de carbono, devasta el paisaje y requiere importantes cantidades de agua para el trabajo y mantenimiento de las minas, agua que después queda intoxicada y daña las aguas subterráneas. En muchos países su uso ha sido desplazado por otras fuentes más limpias de calor (gas natural, propano, butano, energía eléctrica) para rebajar el índice de contaminación. 

Años de minería han dejado ciudades como Dhanbad 'Capital del Carbón de India' convertidas en eriales negros, contaminadas por el sulfuro. En otros sitios como Jharia, al norte de Jharkhand, la tierra lleva ardiendo durante décadas. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones

.