MÁS PIMIENTA, POR FAVOR

Imagen trophygeek
La pequeña especia originaria de India es la más usada en todo el mundo tanto por su sabor como por sus propiedades medicinales. Llegó a ser tan valiosa que fue un regalo digno de reyes y durante un tiempo fue usada en el comercio como moneda.

Las civilizaciones antiguas la empleaban para curar embutidos, mezclarla en salmueras o en distintos guisos y platos salados, calientes o fríos. Es la principal razón por la que los portugueses fueron a la India. 

• Pimienta negra: Se recoge a la mitad de su maduración cuando la baya es de color verde amarillento. Se deja secar a sol, se pone negra y se arruga, se queda de color negro negro. Su sabor es picante y puede ser útil para bajar peso por su efecto termogénico sobre el organismo humano, ya que incrementa el gasto calórico al aumentar el metabolismo basal.


• Pimienta blanca: es la pimienta recolectada madura y el fruto está rojo, que se deja macerar con agua una semana, se le quita la cáscara y aparece el grano blanco, se deja secar al sol. En la cocina tiene un sabor más suave que la pimienta negra. Es la que mejor resiste la cocción y forma una pareja perfecta con la sal.


• Pimienta verde: Los granos se recolectan verdes o muy inmaduros, se macera en salmuera o vinagre y se secan cada uno en un momento diferente de la maceración. Suele venderse en grano y es menos picante que la blanca y la negra. Su sabor es aromático y fresco.


• Pimienta rosa: No es asiática sino americana. Tampoco es picante. Tiene un aroma y sabor suave y consumida en exceso puede ser tóxica.


• Pimienta gorda: De origen jamaicano, su sabor y olor es una mezcla de clavo, canela, pimienta negra y nuez moscada. Es un elemento popular en los ingredientes típicos de las salsas barbacoa industriales.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones