EL COCHE CISNE: EL COLMO DE LA EXTRAVAGANCIA


Es sabido que en la época del raj británico, los maraharajas tenían fama de llevar una vida lujosa en la que rivalizaban con entre ellos en extravagancias. Pero hubo también comerciantes y nobles de origen extranjero cuya fortuna les permitió igualar en caprichos y rarezas a los gobernantes indios del momento. Para unos y para otros no había límites en la adquisición de los artículos más caros y llamativos. 

Uno de esos artículos fue el coche cisne del británico Robert Nicholl 'Scotty' Matthewson, un rico ingeniero que vivía en Calcuta y que encargó su idea a la fábrica 'JW Brooke' de Reino Unido, donde fue construido en 1910. 

Matthewson estaba fascinado por los cisnes y su idea casi infantil dio como resultado el vehículo más fascinante y extraño que se había visto hasta el momento. El coche cisne está hecho totalmente de madera pintado en blanco y oro, exquisitamente tallado y decorado. El cuerpo del ave oculta el radiador y el motor y su cabeza giraba ligeramente expulsando vapor por el pico, una forma de apartar a los curiosos en las atestadas calles de Calcuta. Los ojos del cisne son dos piedras de ámbar que le dan un brillo misterioso.

Las ruedas incorporan unos cepillos que limpian la suciedad de las calles. El interior estaba forrado con las mejores sedas indias y dispone de un dispositivo comunicador para dar ordenes al conductor. Para rematar la excentricidad, había otro artilugio que permite la expulsión de una cal blanca por la parte trasera, imitando las heces del animal. 

Era de esperar que un coche como este paseándose por India, acabara en manos de algún maharaja. Matthewson se lo vendió al rey de Nabha y formó parte del patrimonio familiar durante más de siete décadas. Después fue comprado y restaurado por el Museo Louwman de La Haya (Países Bajos) en 1990, donde se exhibe en la actualidad.

En el vídeo, el conocido presentador estadounidense Jay Leno, un apasionado de los automóviles, nos enseña el coche cisne junto a su propietario Evert Louwman, el dueño del museo.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones