HOOKA: SUEÑOS DE HUMO Y AGUA

Imagen Christian Weidinger
Dice la tradición que la hooka o pipa de agua fue un invento indio que presentó el médico Irfan Shaikh allá por el año 1500 dC. Irfan era médico en la corte del rey mogol Akbar y su artilugio se hizo tan popular que su uso se extendió rápidamente por todo los países musulmanes hasta llegar a Europa y África.

La pipa consta de varias piezas: una botella de cristal que contiene agua, un dispositivo de traspaso del humo, otro para llevar a la boca y dos más que almacenan el carbón y el tabaco. El diseño se ha mantenido casi intacto hasta nuestros días con ligeras mejoras en los materiales que evitan las bacterias y la descomposición, como la incorporación boquillas desechables o tubos de plástico en vez de cuero.

Fumar en pipa se convirtió en un símbolo de distinción de la alta sociedad y prepararla era todos un arte, casi como un ritual. Posteriormente la importancia de compartir tabaco trascendió a cafés y salones, donde era un elemento necesario en conversaciones intelectuales, juegos de mesa o como parte de una cena. Ofrecer una pipa era considerado un símbolo de confianza y rechazarla, una afrenta grave. Entre los siglos XIX y XX se puso muy de moda entre los pudientes retratarse con una pipa de agua.

El nombre de la pipa cambia tanto como la geografía en la que está presente. En India le llaman hooka, en Oriente Medio ḡalyān o arguile pero su nombre más común en español es narguile y cachimba. En África del norte le dicen shisha.

El tabaco que se consume a través de la pipa es tan adictivo o más que el cigarrillo común con las mismas propiedades tóxicas. Una mayor conciencia sobre la salud en general ha hecho que los fabricantes de tabaco ofrezcan alternativas más atractivas y menos dañinas para el consumidor, como tabacos de sabores o sin nicotina que se pueden tomar en la hooka a la manera tradicional.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones

.