COMO MIL ESTRELLAS EN EL CIELO: UNA VISITA FURTIVA AL BAÑO DE LA REINA MUMTAZ

Imagen stephcap
En Agra, a poco más de tres kilómetros del Taj Mahal, se encuentra el Fuerte Rojo o Lal Quila, el que una vez fuera el hogar del emperador Shah Jahan, de su esposa Mumtaz Mahal y de los catorce hijos de ambos. La historia dice que en honor a esta reina se construyó el famoso mausoleo.

Uno de los lugares favoritos de los turistas dentro de esta fortaleza-palacio es el Sheesh Mahal o 'Palacio de los Espejos', sala estaba reservada para uso personal por la familia imperial y colaboradores cercanos, similar a la que está en el fuerte Amer o en Lucknow. Sin embargo, muy poca gente sabe que justo al lado, a través de una discreta puerta cerrada al público, se puede acceder a una estancia escondida utilizada por la mismísima Mumtaz. 

Se trata del baño privado, un par de cámaras con una pequeña piscina pensada para el recreo y embellecimiento de la reina. Lo increíble de estas habitaciones es el fino trabajo de sus paredes y de su techo, decorado con miles de espejos. Si uno enciende unas velas se pueden ver asombros patrones emergiendo como brillantes estrellas del cielo, un efecto visual único. Los espejos fueron traídos expresamente de Aleppo (Siria) y en su momento era un artículo de lujo, más caro que el oro. 

El faldón de paredes de estas habitaciones es de mármol blanco y se pueden apreciar intrincadas incrustaciones de técnica pietra dura, con rubíes y malaquita representando los colores rojo y verde de la planta del café y otros diseños florales. También hay esculturas en parte superior de los paneles con forma de vides, originalmente pintadas con espejo y oro. 

Las estancias no estaban sólo diseñadas para el deleite visual, también la música ocupa un lugar importante aquí. Algunas partes de las paredes fueron diseñadas para producir diferentes sonidos cuando se tocan, como si el propio edificio fuera un instrumento musical. Una de las cámaras era para el baño y la otra, para los músicos y las doncellas. Como a ningún hombre se le permitía entrar a este edificio, se emplearon a un grupo de músicos eunucos para que tocaran para la reina. 

La bañera es la original que ella usó. Está hecha de mármol y tiene una fuente de chorro en el centro. El agua que caía del tanque en la parte superior y la presión hacía que la fuente funcione. 

Si tiene la suerte de conocer el Fuerte de Agra, no dude en buscar el baño real. Con unas cuantas rupias puede convencer al guarda de la puerta, la visita bien las vale. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones