GANGA, LA DIOSA VIVA DEL RÍO

Imagen Kamal Patel
El Ganges es el río más sagrado para todos los hindúes, un tesoro cultural y espiritual, adorado como una madre y una diosa. Es el río más venerado del mundo y sus aguas se consideran tan santas que bañarse en él limpia todos los pecados y facilita la salvación. El agua se emplea en muchas ceremonias religiosas. También es especialmente auspicioso para el difunto que las cenizas de su cremación reposen aquí. 

El Ganges nace en el Himalaya occidental con el glaciar Gangotri, en el estado de Uttarakhand, y fluye 2510 km hacia el sureste hasta desembocar en la Bahía de Bengala. El río es la personificación de la diosa Ganga, la única diosa viviente del panteón hindú. Ambos, la diosa y el río, son adorados como uno solo y su nacimiento se explica en varios relatos que implican a los dioses Brahma, Vishnu y Shiva. 

La diosa Ganga es la hija del rey Himavati señor de las montañas del Himalaya, hermana mayor de Parvati y madrina del hijo de ésta, su sobrino Kartikeia. Se la representa como una luminosa dama que sostiene un lirio de agua en una mano y un recipiente o una caracola en la otra, con un enorme cocodrilo a sus pies a modo de montura.

Ganga descendió a la tierra para lavar los pecados de la humanidad y es una encarnación de la vida, la pureza y el poder. Ella es un vínculo continuo entre los reinos terrenales y celestiales, por lo que el río es una forma de estar en contacto con las divinidades. Los devotos creen que cantar su nombre reduce la pobreza y elimina los malos sueños. 

Ella es una madre protectora y cariñosa que provee bendiciones a sus hijos, librándolos de temores y penas en la vida y llevándolos a un lugar sin sufrimiento en su viaje final. Con esa creencia, millones de fieles a diario se bañan y beben sus aguas, sostenidos con la esperanza de que la diosa les ayude. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones