APUNTES SOBRE EL SATI Y EL JAUHAR

Imagen Riccardo Romano
El antiguo ritual del sati (también suttee) consistía en la muerte de la viuda en la pira funeraria de su esposo, a la que se inmolaba por propia voluntad. Se llevaba a cabo en ciertas familias y comunidades y era entendida como una muestra de devoción de una verdadera esposa, lo esperable en la mayoría de los casos como 'final digno' a una buena vida matrimonial. 

La viuda que elegía no hacer sati estaba condenada a la mendicidad y el ostracismo, rechazada por su familia y despojada de sus bienes. Se convertían inmediatamente en lo más bajo de la escala social, culpable de haber sobrevivido y vista como algo impuro y una carga. Eran símbolo de mal agüero y no podía casarse. Muchas preferían la muerte a vivir una vida así.

Otras mujeres no tenían opción y eran arrojadas a la pira por sus propias familias. En ocasiones eran atadas, drogadas o se le rompían las extremidades para evitar que huyeran. 

La mujer que elegía hacer sati tenía que vestir muy bien en su último viaje, y su cara debía reflejar la alegría inefable de la suerte inminente. Si con las primeras llamaradas intentaba salir, los familiares lo consideraban una falta de honradez por su parte volvían a arrojarla dentro.

El sati no debe confundirse el jauhar o suicidio masivo rajput que llevaban a cabo la mujeres de los fuertes del note de india tras las derrotas contra los musulmanes invasores, tratando de evitar ser capturadas como esclavas o violadas por los vencedores. Resignadas a su suerte, dejaban los hijos al cuidado de los ancianos y tras vestirse con sus mejores galas, se arrojaban al fuego o se acuchillaban. Hay constancia histórica de muchos jauhar en las guerras con los musulmanes, pero no en las luchas intestinas entre rajputs. 

En los años del raj británico muchos sectores de la sociedad protestaron contra la práctica sati y exigieron su abolición, ante la fuerte oposición de los hindúes ortodoxos de la época. El ritual pasó a ser ilegal en 1929, y así lo recordaron los gobiernos de la India independiente de 1956 y 1981. A pesar de la prohibición, el sati vivió un extraño resurgir en los años setenta, aunque hoy en día no existe o es residual.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones