LOS ÚLTIMOS CAZADORES DE CABEZAS


Entre el noreste de la India y el noroeste de Myanmar (Birmania) se establece un grupo étnico llamado naga formado por numerosas tribus nativas de culturas y tradiciones muy similares. Se extienden mayoritariamente entre Nagaland y Manipur hasta Arunachal Pradesh y una pequeña área de Assam. 

Uno de esas tribus son los konyak, reconocidos entre los nagas por los tatuajes en la cara y el pecho y su ferocidad guerrera. Eran notables cazadores de cabezas y los tatuajes su distinción meritoria: el reconocimiento del guerrero que había tomado la cabeza de un enemigo. 

Hasta los años setenta, estas tribus se han atacado con frecuencia las unas a otras y a los pueblos cercanos. Después del combate colgaban la cabeza del contrario como trofeo en el Morong o casa comunal y el número de cabezas indicaba el poder de un guerrero o de la tribu como un icono colectivo. Muchos perforaban sus orejas con grandes cuernos y completaban su atuendo con adornos hechos con colmillos y plumas. Portaban un cesto para guardar las cabezas ganadas, adornados con cráneos de monos.

Con el raj británico llegaron los misioneros cristianos que influyeron notablemente en el cambio de la sociedad konyak. Hoy los miembros de la tribu ya no cazan cabezas humanas pero navegan entre la modernidad y la tradición luchando para mantener vivas sus costumbres, su lengua y su estilo de vida. 

La imagen es del fotógrafo profesional Anthony Pappone, autor de una internaste serie de fotografías sobre los Koynak que pueden consultar en este enlace. 

the last headhunters, Konyak Tribe Warrior, nagaland

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones