SANTA, REINA Y MÁRTIR : KATEVAN DE GEORGIA Y LAS RELIQUIAS DE GOA


La leyenda de la reina Ketevan resuena en la historia popular de Georgia desde hace siglos. 

Katevan era la reina de Kakheti en el año 1600 cuando los persas invadieron a sangre y fuego el reino de Georgia. Su ciudad fue atacada y su marido asesinado junto con gran parte de la población. 

El nuevo gobernante persa Shah Abbas hizo prisionera a la reina durante diez años durante los cuales intentó en vano de convertirla al Islam. Por negarse a la conversión fue torturada con pinzas calientes y finalmente, estrangulada hasta morir en septiembre de 1624. 

Según el relato georgiano, los restos de Ketevan fueron robados la noche siguiente y llevados tres años después por misioneros agustinos portugueses a la India, a Goa, para ser enterrados en la iglesia católica de San Agustín. Pero por el camino, un accidente hizo que sus restos cayeran en un río y las reliquias fueran arrastradas, salvándose apenas unas pocas de ellas. 

En la actualidad, en dicha iglesia hay una urna con restos del brazo derecho de una mujer que tradicionalmente se han atribuido a la reina. Tras un largo estudio de expertos georgianos e indios, se concluyó que los restos óseos de San Agustin son de la reina Katevan de Georgia, confirmados además por un estudio de ADN del año 2013.

Por su sentido patriótico y religioso, la importancia de Ketevan para las personas de Georgia ha dado lugar a una 'caza' de reliquias en las últimas décadas. La reina fue canonizada santa por la iglesia georgiana y ha inspirado varias obras de arte, películas y leyendas populares. El proceso de concluir que los restos encontrados en Goa son suyos es uno de los mayores avances arqueológicos para la India. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones