LUNG-TA: UN CABALLO QUE CABALGA POR EL VIENTO

Imagen
En el Tíbet es frecuente encontrar la figura de un caballo celestial en las casas, la cima de las montañas o en muchos lugares sagrados. Se llama Lung-ta o Caballo del Viento y es un símbolo hermoso y antiguo que en el budismo representa el aire interior o el viento del cuerpo, mientras que en otras tradiciones asiáticas es una alegoría del alma humana.

El caballo encarna valores tan elevados como la resistencia, la lealtad o la pureza y en general, es considerado como un elemento de buena suerte y prosperidad. Se representa como un hermoso animal de color blanco, que al galope lleva en su lomo las llamadas 'Tres Joyas' del budismo, las piedras angulares de la tradición filosófica tibetana: Buda (el maestro que indica el camino al despertar), el Dharma (las enseñanzas) y la Sangha (la comunidad monástica).

En las banderas de oración, el caballo del viento ocupa el centro de la bandera mientras que en las cuatro esquinas, hay imágenes de poderosos animales también conocidos como las Cuatro Dignidades, una representación antigua de las cualidades del Lung-ta: el garuda (sabiduría), el dragón (poder), el león de las nieves (alegría) y el tigre (confianza). Algunos mantras y símbolos sagrados budistas completan el espacio alrededor.

Cuando estas banderas ondean, no llevan oraciones a los dioses como muchos creen, sino que transportan sus bendiciones y potencian las energías por todas partes, purificando la negatividad. Las plegarias y los mantras movidos por la energía natural del viento difunden la buena voluntad y la compasión en todo el espacio que lo impregna. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones