LAS FÁBULAS DE RUDYARD KIPLING Y POR QUÉ LOS CAMELLOS TIENEN JOROBA


“Pues he aquí el cuento siguiente que refiere cómo le salió la gran joroba al camello.

Al principio de los tiempos cuando el mundo era tan nuevo-y-flamante y los animales empezaban a trabajar para el hombre, había un camello que vivía en un desierto espantoso porque no quería trabajar, y, además, él mismo era un espanto.

Por eso comía tallos, espinos, tamariscos, algodoncillos y pinchos, holgazaneando de la forma más horrible, y cuando alguien le hablaba, decía: ¡Joroba!, sólo: ¡Joroba!, y nada más.

Al poco, el lunes por la mañana, se le acercó el caballo con una silla en el lomo y un freno en la boca, y le dijo:

- Camello, ¡oh camello!, sal a trotar como hacemos los demás.

- ¡Joroba!-respondió el camello, y el caballo marchó a contárselo al hombre.

Luego se le acercó el perro con un palo en la boca, y le dijo:

- Camello, ¡oh camello!, ven a buscar y llevar las cosas como los demás.

- Joroba! -respondió el camello, y el perro marchó a contárselo al hombre.

Después se le acercó el buey con el yugo al cuello, y le dijo:

- Camello, ¡oh camello!, ven a arar como los demás.

- Joroba! -respondió el camello, y el buey se marchó a contárselo al hombre.

Al final del día el hombre reunió al caballo, al perro y al buey y les dijo:

- ¡Ay de vosotros tres!, qué pena me dais (con el mundo tan nuevo y flamante), pero ese ¡Joroba! del desierto no puede trabajar o ya estaría aquí, así que voy a dejarlo en paz y vosotros tendréis que trabajar el doble para compensar.

Eso enfadó mucho a los tres (con el mundo tan nuevo) y mantuvieron una conferencia, y un indaba, y un punchayet, y una discusión al borde del desierto. El camello vino masticando algodoncillo, holgazaneando de la forma más horrible, y se rió de ellos. Luego dijo: ¡Joroba! y se volvió a marchar.

Entonces llegó el genio que tiene a su cargo todos los desiertos rodando en una nube de polvo (los genios siempre viajan de esa manera porque es mágica) y se detuvo a conferenciar y discutir con los tres.

- Genio de todos los desiertos -dijo el caballo-, ¿es justo que alguien holgazanee con un mundo tan nuevo y flamante?

- ¡Desde luego que no! -respondió el genio.

- Bueno -continuó el caballo-, pues hay un animal en medio de tu espantoso desierto (él mismo es un espanto) con un cuello largo y largas patas que no ha trabajado absolutamente nada desde el lunes por la mañana. No quiere trotar.

- ¡Fiuuu!-dijo el genio silbando-, seguro que se trata de mi camello, ¡por todo el oro de Arabia! ¿Y qué dice?

- Dice ¡Joroba!-respondió el perro- y se niega a ir a buscar y traer las cosas.

- ¿Dice algo más?

- Sólo ¡Joroba! -intervino el buey- y no quiere arar.

- Muy bien -aseguró el genio-. Yo lo jorobaré, si tenéis la amabilidad de esperar un momento.

El genio se envolvió con su nube de polvo, se lanzó a través del desierto y encontró al camello que holgazaneaba de la forma más horrible contemplándose en un charco de agua.

- Larguirucho y burbujeante amigo mío -dijo el genio-, ¿qué es eso que he oído que no trabajas nada con el mundo tan nuevo?

- Joroba! -contestó el camello.

El genio se sentó, apoyó la mano en la barbilla y empezó a idear una gran magia mientras el camello contemplaba su imagen en el charco de agua.

- Has estado haciendo trabajar extra a los tres desde el lunes por la mañana por culpa de tu horrible holgazanería -dijo el genio, y siguió pensando en magias con la barbilla en la mano.

- Joroba! -contestó el camello.

- Yo que tú no volvería a decir eso -le aconsejó el genio-, puede que lo repitas demasiado. Quiero que trabajes.

Y el camello volvió a decir ¡Joroba!, pero nada más decirlo vio que su espalda, de la que tan orgulloso estaba, se hinchaba y se hinchaba hasta convertirse en una enorme y desgarbada joroba.

- ¿Ves eso? -preguntó el genio-. Es tu propia joroba que te has ganado por no trabajar. Hoy es jueves, y no has trabajado nada desde el lunes cuando empezó el trabajo. Ahora vas a trabajar.

- ¿Cómo voy a hacerlo -replicó el camello-, con esta joroba en la espalda?

- Está hecha a propósito -explicó el genio-, todo por haber perdido esos tres días.

De ahora en adelante podrás trabajar durante tres días sin comer, porque podrás vivir de lo que tengas en la joroba. Y no digas jamás que nunca hice nada por ti. Sal del desierto, reúnete con los tres y compórtate. ¡Joróbate!

Y el camello se jorobó, con joroba y todo, y marchó a unirse a los tres. Desde ese día hasta hoy el camello lleva siempre puesta la joroba (ahora la llamamos giba, para no herir sus sentimientos), pero nunca ha recuperado los tres días que perdió al principio del mundo y tampoco ha aprendido a comportarse.”

Esta simpática fábula es obra de Rudyard Kipling (1865-936), un escritor británico nacido en Mumbai autor de cuentos infantiles, novelas y poesía. Su obra más conocida es 'El libro de la selva' y por su defensa del imperialismo occidental, se ganó el apodo de «El escritor del Imperio»

El cuento corresponde al libro 'Precisamente Así', un conjunto de relatos para niños que explican de forma fantástica asuntos tan diversos como por qué los rinocerontes tienen la piel arrugada o el origen del alfabeto. Se puede leer o descargar el libro en este enlace.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones