AMARILLO INDIA

Imagen Rahul Bulbule 
India, el país que se adueñó de todos los colores, tiene en el amarillo la más vibrante expresión de júbilo y calidez. Es un color primario cuya intensidad está presente en casi todos los elementos de su día a día, desde los más cotidianos como la fruta o las especias hasta otros más lujosos como los hechos de oro. 

Para la mayoría de la gente, el amarillo es un color feliz con muchas connotaciones positivas. Se cree que tiene un efecto estimulante que alegra y llena de energía, alivia la depresión mejorando el humor e incrementa la memoria y el apetito. En su interpretación negativa, puede ser el color de los celos, la traición o la inestabilidad. 

Tiene una importante presencia en el ámbito espiritual, asociado a menudo por su luminosidad con la santidad y la pureza y culturalmente, vinculado con la riqueza y la prosperidad. Es el símbolo de los comerciantes y los agricultores, de la primavera y el color de la flor marigold o caléndula. 

A nadie le debería extrañar que India tenga su propio tono de amarillo. Se llama, claro está, 'Amarillo India' y es un pigmento claro, profundo y brillante que llegó procedente de Persia en el siglo XV. Se fabricaba en los pueblos a partir de la orina de ganado alimentado sólo en mango hojas y agua (piuri or purree) y rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de los artistas europeos del siglo XVIII por su excelente calidad y resistencia a la luz. A principio del siglo XX los gobernantes británicos prohibieron su fabricación al tiempo que nuevas técnicas y materiales entraban en el mercado, y aunque desapareció su elaboración artesanal, el nombre de India quedó para siempre asociado a ese color.

Cúrcuma, plátanos, mantequilla, azafrán, mostaza... Encontramos el amarillo en muchos ingredientes de la gastronomía típica del país que dan un precioso tono dorado a platos tan populares comos el arroz briyani o los garbanzos guisados 'chana masala', aunque en realidad es el color rey de todos los dulces. La cúrcuma también se utiliza en ceremonias religiosas como ofrenda y en las bodas, como mascarilla para la piel en los preparativos antes del casamiento (haldi). Se cree que es un color auspicioso que ahuyentará el mal de ojo a los recién casados además de aportar un bonito color a la piel. 

En el ámbito del hinduismo, en amarillo representa la sabiduría, la perspicacia y el aprendizaje. Es el color del dios Vishnu que simboliza el conocimiento, aunque los dioses Krishna y Ganesha también usan ropas amarillas como señal de claridad mental. En general se cree que el amarillo aporta las características positivas del sol como la luz, el calor y la felicidad. Y al igual que éste en primavera, nuevos comienzos y desarrollos. 

En el budismo, el amarillo simboliza arraigo y renuncia. Una vez fue el color asociado a los delincuentes y por esa razón, Gautama Buddha lo usó como un símbolo de humildad, de separación de la sociedad materialista y ausencia de deseo.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones