PIEDRAS MANI: UNA ORACIÓN ETERNA PARA EL VIAJERO

Imagen: Graeme
Aquellos que transiten por los fríos caminos del entorno del Himalaya encontrarán a su paso las piedras Mani, guijarros o rocas con un mantra escrito que acompañarán al viajero con deseos de buena suerte y prosperidad. 

Este arte se encuentra en las áreas de influencia de budismo tibetano y aunque no son piedras sagradas, suponen una expresión de fe bella y muy antigua. Tallarlas se considera una forma de meditación 

Tienen imágenes de dioses, budas, bodhisattvas y personas religiosas, como monjes y lamas, aunque por lo general contienen mantras de seis sílabas y oraciones. Las piedras Mani, o piedras de Joya, como se las llama, salpican todo el paisaje. Se colocan cerca de los monasterios, al lado de las aldeas, a lo largo de los caminos, cerca de los ríos o formando estructuras como pilas o muros, llamados 'muros Mani'. 

El mantra más utilizado en las piedras Mani es el poderoso 'Om Mani Padme Hum', que se traduce a 'Salve a la joya en el loto'. Es un mantra purificador que aporta calma, sanación y que revierte todo negativo en positivo. Es frecuente encontrar un montículo de piedras, todas con el mismo mantra repetido una y otra vez. 

La tradición dice que las piedras grabadas y amontonadas alcanzarán el cielo, y que las oraciones inscritas en ellas serán vistas y respondidas por las deidades. Los lugareños dan vueltas en torno a ellas, en el sentido de las agujas del reloj como muestra respeto por la fe y como una oración de movimiento, una manera de llamar a los dioses a responder para que les bendiga con paz y bienestar. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones