EL PARAÍSO PERDIDO DE SHAMBHALA, LA MORADA LOS REYES

Imagen Michel Martinho
En algún punto remoto del Himalaya, entre valles y picos nevados, hay un paraíso donde habitan antiguos reyes y seres con poderes increíbles, un lugar inaccesible para lo simples mortales. Los budistas y los hinduistas lo llaman Shambhala (Lugar de Paz, en sánscrito), aunque también se conoce como Shangri-La, un nombre de novela que aparece en el libro de 1933 'Horizontes perdidos ', del británico James Hilton. 

Es un sitio místico que sólo pueden ver los maestros, los iluminados y los puros de corazón. Se dice que en su interior alberga fabulosos jardines y está repleto de lagos, caminos de piedras preciosas y árboles de los deseos. No es de extrañar que un lugar así haya sido buscado durante siglos sin éxito por viajeros y aventureros de toda condición y con distintos intereses, como los nazis de Hitler o la conocida psíquica rusa Blavatsky. 

Los antiguos textos budistas como el Kalachakra Tantra y el Zhangzhung mencionan Shambhala como un reino mítico, mientras que en el hinduismo se menciona en el Mahabarata y el Vishnu Purana como la cuna de Kalki, la última encarnación de Vishnu. 

El budismo considera que Shambhala es la fuente del Kalachakra, la rama más alta y esotérica del misticismo tibetano. Como lugar físico, se cree que es un reino puro libre de invasores, donde una una línea de reyes ilustrados protegen las sabidurías más elevadas para cuando todos los valores espirituales del mundo exterior se pierdan en las guerras y la destrucción. En ese momento, un gran rey saldrá de este lugar para derrotar a las fuerzas del mal y establecerá una edad de oro. 

Como lugar interior, Shambhala representa el chakra del corazón, el principal, relativo a los ciclos de la respiración y el movimiento de la energía a través del cuerpo. El actual Dalai Lama dijo sobre este reino mítico: “Aunque sólo los que tienen una afiliación especial pueden realmente ir allí mediante su conexión kármica, Shambhala no es un lugar físico que podamos encontrar en la realidad. Sólo puedo decir que es una tierra pura, una tierra pura dentro del ámbito humano. Uno no puede llegar allí a menos que uno tenga el mérito y la asociación kármica real.”. Algunos maestros de la meditación describen el viaje a Shambhala como una práctica espiritual de largo recorrido, con el objetivo de alcanzar la iluminación. 

El mito de Shambhala y el de Shangri-la de la novela de Hilton se conoce en toda Asia y su ubicación es disputada por los guías turísticos de India, China, Bután, Nepal y hasta Mongolia, ya que se dice que pudiera estar situado entre el Himalaya y el desierto del Gobi. En el año 2001, la región china de Zhongdian pasó a llamarse Xiānggélǐlā (Shangri-La en chino) en 2001, para atraer a los turistas. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones