100 AÑOS DEL FINAL DE LA LA 1ª GUERRA MUNDIAL: SOLDADOS INDIOS EN LA GUERRA DE EUROPA


'No creo que esto sea la guerra. Esto no es una guerra. Es el fin del mundo. Esto es sólo una guerra tal como se relata en el Mahabharata acerca de nuestros antepasados ' - Carta de un soldado indio herido en un hospital en Inglaterra en enero de 1915.

Hoy se cumplen cien años del fin de la Primera Guerra Mundial, un conflicto considerado como el quinto más mortífero de la historia de la Humanidad. Desde el sub-continente indio, alrededor de un millón y medio soldados fueron enviados para combatir bajo bandera del Imperio Británico a lugares tan diversos como Francia y Bélgica, Mesopotamia, Egipto, Gallipoli, Palestina y Sinaí, y África oriental y occidental. La mayoría sirvieron en Francia y participaron en algunas de las batallas más feroces (Ypres, Givenchy, Neuve Chapelle, Festubert y Loos)

El ejército indio era multi-lingual multiétnico y multirreligioso. Muchos de ellos eran campesinos, analfabetos o semi analfabetos y aún así y ayudándose entre ellos mandaban misivas a sus hogares contando sus experiencias, a veces maravillados con Europa, a veces dolorosamente sorprendidos con la crueldad de la guerra. Gran parte de ellos eran de religión sij. Cobraban un salario de 11 rupias al mes.

Los sijs eran muy valorados por la idea del martirio y el heroísmo de batalla, ya que para ellos es un gran honor morir en combat. Recibieron el apodo de 'Los Leones de la Gran Guerra' y también 'Los Leones Negros'.

Los indios heridos que habían luchado en Francia fueron enviados a Brighton (Gran Bretaña) a recuperarse, donde recibieron la visita del Rey y la familia real británica. Desde allí se organizaron excursiones para que visitaran Londres y los alrededores. Las necesidades religiosas y dietéticas de los soldados fueron tomadas en cuenta, ya fueran hindúes, sijs o musulmanes. Sin embargo, en las cartas que enviaban a sus familias lamentaban que el enterramiento fuera la práctica común, sin separación de cementerios ni distinción del sentimiento religioso.

Los soldados indios también se convirtieron en objetos de interés en los campamentos de prisioneros de guerra. Fuerzas del Eje se aprovecharon de su captura y realizaron controvertidos estudios etnográficos de ellos.

Cuando acabó la contienda, muchos volvieron mutilados y traumatizados aunque otros lo hicieron más confiados y seguros después de haber visto mundo. En total 74.187 soldados indios murieron durante la guerra, doce de ellos fueron merecedores de la Cruz Victoria por sus actos heroicos.

La imagen corresponde a soldados sijs en Francia en 1916.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones