AARTI

Imagen de Jean-Pierre Dalbéra
Todo el que visita Varanasi debe al menos contemplar dos cosas junto al Ganges: la salida del sol paseando en una barca y la ceremonia de aarti al atardecer. 

De los más de 700 templos de la ciudad, es el propio río es el más importante de ellos, al que consideran como una diosa viviente y en su honor se lleva a cabo todas las tardes un aarti o veneración que usa el fuego como ofrenda. 

Este aarti se desarrolla en el ghat Dasashwamegh, el más céntrico y ocupado de todos, a las seis de la tarde en invierno y las siete en verano La escalinata debe su nombre a un hecho mitológico, según el cual el Señor Brahma ("el creador" ente los dioses de la trinidad hindú) realizó el sacrificio de diez caballos (dasa-asvamedha) en este sitio. 

Una hora antes de su inicio ya comienzan a llegar los devotos, turistas y curiosos para encontrar sitio y no perderse ni un detalle de la ceremonia. Otros toman una barca desde un ghat cercano para presenciar el acto desde el río. Hay un constante ir y venir de vendedores que ofrecen flores y lamaparitas para que los devotos acompañen la oración.

Casi tocando el agua, unas plataformas de madera muy iluminadas albergan el ritual que llevan a cabo unos seis o más pujaris, jóvenes estudiantes de los Vedas y Upanishads. En la ceremonia, que dura una media hora, se emplean lámparas de aceite de bronce muy pesadas para la ofrenda. El fuego de estas lámparas, el humo del incienso, acompañado de los cánticos (bhajans ) y las oraciones hacen de este evento una experiencia espectacular.

La ceremonia de aarti al Ganges se practica desde la noche de los tiempos, pero esta forma de hacerlo, todas las tardes del año para el gran público es relativamente nueva, iniciada en 1992 por el jefe pujari de la institución Gangotri Seva Samiti. Otros lugares santos de India como Haridwar o Rishikesh también tienen una puja al atardecer para saludar al Ganges. 

Ann Rajkumari Jodhaa 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones