HISTORIA DE UN PINTOR CANÍBAL Y 'LA ULTIMA CENA' CON UN TOQUE INDIO


En la iglesia de San Juan de Kolkata, cuelga un cuadro que representa a Jesús y los apóstoles en la última cena. Está firmado por el artista alemán de estilo neoclásico Johan Zoffany (1733-1810) en 1787 y es una interpretación muy, muy particular de 'La última Cena' de Leonardo Da Vinci.

Además de notable artista, Zoffany era un carismático aventurero conocido por su espíritu satírico y su sentido del humor, un talento y un carácter que marcaron cada una de sus obras. Su versión de 'La última cena' era un encargo para la recién inaugurada iglesia y en su momento, la presentación de la obra causó una gran conmoción en la ciudad. 

Para los rostros de Jesús y sus discípulos, Zoffani utilizó trece modelos reales, la mayoría de ellos eran personas con poder en la East India Trading Company o de controvertida reputación en la sociedad de Calcuta del momento. Jesús fue retratado como el sacerdote griego Parthenio, bien conocido por su piedad y sus obras de caridad. Judas fue retratado como el subastador William Tulloh mientras que San Juan, que lleva un peinado femenino, tiene el rostro de WC Blacquiere, el magistrado de la policía de Calcuta durante la década de 1780 famoso por su afición al travestismo. Muchos han calificado la obra como una 'sátira' mientras que, en un derroche de prudencia, un crítico contemporáneo han dicho de ella: "La pintura no es una réplica exacta de la obra maestra de Leonardo".

El toque indio del cuadro lo aportan los elementos decorativos. En la esquina superior izquierda de la pintura hay un talwar, una espada típica india. La jarra de agua de pie cerca de la mesa es también característica del país, igual que la escupidera a su lado. Junto a ella se encuentra un odre de manufactura local, una bolsa de piel de cabra utilizada para almacenar agua. 

Tras años de deterioro por el clima tropical, calificado por los expertos como 'el beso de la muerte' para cualquier pintura, 'La última cena' fue cuidadosamente restaurada en el año 2010 y ahora luce como nueva, en perfectas condiciones. 
Zoffany no solo fue uno de los pintores más deslumbrantes del siglo XVIII: también fue un aventurero insaciable con la habilidad de encontrarse en ocasiones en lugares y situaciones difíciles. Llegó a la India por primera vez en la década de 1780 e hizo una fortuna pintando la alta sociedad angloindia. En las varias visitas que hizo al país, siempre estuvo dispuesto a acudir donde la oportunidad y el dinero le llamara, dejando tras de si un importante legado de arte, vivencias, amantes e hijos suficiente para una buena novela de aventuras. 

Una de los episodios más destacables de su vida le ocurrió una travesía por mar. Zoffany vivió en Lucknow por un tiempo y durante su regreso a Inglaterra, su barco naufragó frente a las Islas Andamán. Los supervivientes llevaron a cabo un sorteo en el cual se comieron al perdedor, un joven marinero: "Habiendo sorteado mucho entre los supervivientes hambrientos, un joven marinero fue debidamente comido". 

William Dalrymple, en su libro 'Mogoles Blancos' describe a Zoffany como "el primer y último académico real que se convirtió en caníbal" 

La Iglesia de San Juan, originalmente una catedral, fue uno de los primeros edificios públicos erigidos por la Compañía de las Indias Orientales después de que Calcuta (ahora Kolkata) se convirtiera en la capital efectiva de la India británica. 

Zoffany, el alemán que pintaba británicos en India, llegó a interesarse genuinamente por este país. Fue miembro activo, en Calcuta, de la Sociedad Asiática de Sir William Jones, fundada en 1784 para investigar los idiomas y la cultura de la India. Murió de causas naturales en su casa de Londres en 1810.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones