TAJ MAHAL: CUANDO EL MONUMENTO DEL AMOR TUVO QUE SER PROTEGIDO DEL ODIO

Imagen Steven dosRemedios
Todo el mundo conoce el Taj Mahal, un magnífico edificio de mármol situado en la localidad de Agra, a orillas del río Jamuna. Es el mausoleo que el emperador mogol de 5ª generación Shah Jahan erigió en memoria de su esposa Mumtaz Mahal, construido en un periodo de 22 años entre 1631 y 1653.

El edificio es un icono de India, reconocido como una de las maravillas del mundo y su belleza es tal que en las noches de luna llena se puede apreciar su brillo a decenas de kilómetros de distancia. Por eso, en la segunda guerra mundial, las autoridades británicas que gobernaban el país en aquél momento lo consideraron como un objetivo vulnerable de ataques de bombarderos japoneses y otros aviones de guerra.

Para evitar su posible destrucción, optaron por cubrirlo por completo con un andamio de bambú. En la imagen sólo se aprecia parte del mismo, ya que el gobierno no permitió ninguna fotografía una vez finalizado el trabajo.
Un tipo similar de protección se colocó sobre Taj cuando India estaba en guerra con Pakistán en 1965 y 1971. En aquella ocasión se cubrió con una enorme tela verde y cuerdas de yute que lo hacía casi invisible desde el aire al disimular su brillo, integrado con el verdor del entorno.

En el 2001, después del ataque del 11 de septiembre, la tensión entre ambos países estaba al límite. Los medios de comunicación indios dijeron que el Archaeological Survey of India (ASI), la institución encargada del cuidado del patrimonio cultural nacional, preparó 400 mt. de tela para cubrir el Taj Mahal si finalmente estallaba la guerra. Eran de colores verde, negra y caqui y fue confeccionada por artesanos de Agra, que tardaron más de 20 días en completarla. Por suerte, nunca llegó a utilizarse.

Los modernos sistemas de posicionamiento GPS de hoy harían poco eficaz el camuflaje antibombardero del Taj Mahal. Actualmente, el edificio ha de ser 'protegido' de otros peligros, como la contaminación ambiental generalizada que amarillean y manchan su superficie con ayuda de las lluvias del monzón.

Los últimas estructuras que se vieron sobre el edificio fueron los andamios que se colocaron en el 2015 para una limpieza profunda del mármol. Las obras duraron varios años, para desesperación de los turistas.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones