LA CURIOSA HISTORIA DEL CAFÉ EN INDIA

Imagen Brigitte Tohm
Aunque el chai (té) es el rey y la bebida nacional de India, el café tiene una larga tradición de cultivo y es una de las bebidas más demandadas del país.

En el siglo XVI el café era un producto casi exclusivo de Yemen, que lo exportaba a todo el mundo en forma tostada o cocida para evitar la germinación. Al impedir que otros lo cultivaran se aseguraban que sólo se comprara el café yemení.

Baba Budan era un santo sufí del siglo XVI, venerado por igual por musulmanes e hindúes. Se dice que el santo conocía las propiedades de la infusión del café y en su regreso de una peregrinación a La Meca introdujo la planta en India escondiendo siete granos en un pliegue de su cinturón. El siete es un número especialmente significativo en el Islam y Baba esperó que le diera buena fortuna, ya que en aquél entonces era un acto ilegal sacar semillas de café de Arabia. 

Su viaje fue todo un éxito. De vuelta a casa, plantó las simientes en las laderas de las colinas de Chandragiri en el distrito de Kadur (actual Karnataka) que después se llamaron colinas Baba Budan en su honor. Aquí está también su santuario y su tumba, donde peregrinos y visitantes acuden a mostrar sus respetos al Santo. 

En la actualidad hay unos 250,000 cultivadores de café en India, principalmente en los estados sureños de Karnataka, Kerala y Tamil Nadu. Todas las plantas de café del país crecen a la sombra y el 80% del producto viaja al exterior, sobre todo a Europa, donde es muy utilizado como café expreso por su carácter menos ácido y dulzón. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones