APUNTES PARA ENTENDER LA SITUACIÓN DE CACHEMIRA

Se dice que Dios bendijo a Cachemira con tanta belleza que al llegar allí, el emperador mogol Jahangir creyó que estaba en el paraíso en la tierra.

Cachemira es una región montañosa, verde y fértil situada a los pies del Himalaya y actualmente controlada por China, Pakistán e India. La parte india la forma el área sur, Jammu, el Valle de Cachemira y Ladakh (Tierra de Pasos Elevados). Pakistán controla la zona norte de Territorios del Norte y Azad (Libre) Cachemira, mientras que China hace lo propio con el ala este, Aksai Chin (Desierto de Piedras Blancas) y el Valle Shaksgam. Ninguno de los países está satisfecho con el reparto de fronteras y los tres reclaman para sí la totalidad o al menos, bastante más territorio del que ahora administran. Este conflicto lleva medio siglo abierto y ha traído guerras, incursiones armadas y muchos ataques en una de las zonas más militarizadas del mundo. 

Desde el pasado 5 de agosto, Jammu y Cachemira ha protagonizado las portadas de la prensa internacional por la decisión del gobierno del Sr. Modi de revocar el estatus especial del artículo 370 de la Constitución que le otorgaba privilegios a la región desde hace medio siglo. Vamos a repasar algunas claves para entender el ayer y el hoy de este conflicto.

La marcha de los británicos en 1947 dejó dividida India y Pakistán y ambos países se disputaban la unión de Cachemira, en aquél entonces gobernada por el maharajá, Hari Singh. El maharajá intentó mantener su independencia para no unirse a ninguno, pero las ingobernables revueltas internas y la invasión de unas tribus de Pakistán para expandir fronteras le decidieron a unirse a la India a cambio de ayuda, pero con condiciones. 

En 1949 el primer Primer Ministro de India Jawaharlal Nehru negoció agregar una disposición especial a la Constitución que garantizaba la autonomía del nuevo estado, el famoso 'artículo 370'. En las décadas siguientes se sucedieron al menos tres guerras (1947, 1965 y 1971) por Cachemira entre India y Pakistán que dieron lugar a la llamada 'línea de control' una frontera militar física de alambrada que separa a los dos países. Además se han sucedido incontables ataques armados y atentados que han avivado el conflicto en la zona. A este avispero se sumó China cuando en 1962 también entró en guerra con India por la zona de Aksai Chin.

El artículo 370 negociado por Nehru permite que el estado de Jammu y Cachemira tenga mayor autonomía que cualquier otro estado indio, con su propia constitución, una bandera separada e independencia sobre todos los asuntos, excepto relaciones exteriores, defensa y comunicaciones. También les otorga privilegios especiales a los residentes permanentes, incluidos los trabajos del gobierno estatal y el derecho exclusivo a la propiedad en el estado, que no permitía a nadie de fuera de la región comprar tierras allí. Además, las mujeres cachemires que se casaban con hombres de otra región perdían estos derechos.

Durante años, muchas voces han clamado por una igualdad entre los estados que forman el país, mientras que los nacionalistas indios calificaban el acuerdo como un 'error histórico'. Constantemente se han sucedido ataques terroristas por parte de grupos pro-pakistaníes o independentistas que han dejado miles de muertos, como el último ataque en Pulwana, que mató a 40 soldados indios el pasado mes de febrero. Estos hechos han indignado a la sociedad india y han alimentado la necesidad de una intervención más contundente en la zona, con cambios normativos que vayan más allá de la presencia militar.

Durante su primer gobierno, el Sr. Modi tuvo una postura moderada respecto a Jammu y Cachemira, pero las elecciones celebradas el pasado mes de mayo le dieron una victoria cómoda a su partido BJP (Bharatiya Janata Party o Partido Popular Indio) que fortaleció su gobierno. 

A primeros de agosto, el BJP propuso la decisión, que fue aprobada por las dos cámaras en menos de 48 horas. El estado ahora ha quedado bifurcado en dos territorios de la unión (Jammu y Cachemira y Ladakh) y esta nueva denominación entrará en vigencia el 31 de octubre. 

En un discurso de 40 minutos a la nación hace unos días, el Sr. Modi dijo: "La eliminación del artículo 370 es el comienzo de una nueva era", “El estatus especial de Cachemira había sido utilizado como arma por Pakistán para "instigar a algunas personas", pero ahora India libraría a la región de "terrorismo y terroristas". También prometió transparencia, elección de representantes y mucho desarrollo industrial para la zona.

La pérdida del estatus no ha sido bien aceptada por los habitantes de la región, ahora más en conflicto y más militarizada de lo que ya estaba. El sentimiento político está fuertemente mezclado con el religioso y gran parte de los habitantes de J&K, de mayoría musulmana, ven la derogación de este artículo como una grave injerencia en su religión, además de en su política. El 370 evitaba la convivencia con hindúes en su territorio, bien mediante la compra de suelo o bien mediante el matrimonio, con la retirada de los derechos locales a las mujeres que se casaran con hombres de otra región. 

Las medidas del gobierno indio para evitar disturbios han sido calificadas entre 'drásticas' o 'excesivas', según el artículo de opinión que se lea. Los 20.000 turistas que se encontraban en la región fueron evacuados de un día para otro y se ha reforzado la presencia de soldados en la zona con la llegada de varios miles más. Las prensa está controlada y las redes redes de telefonía móvil e internet ha sido cortadas. La población vive en toque de queda con cientos de activistas políticos arrestados, incluidos dos ex ministros principales.

El miedo a un enfrentamiento armado ha motivado la salida de muchas personas de la región mientras que otros no abren negocios o permanecen en sus casas a la espera de que las aguas se calmen. En la zona se suceden las protestas, como la última manifestación de Srinagar acontecida el viernes, a la que acudieron varios miles de personas, terminó en enfrentamiento y las autoridades dispersaron la manifestación, dejando varios heridos.

Se ha anunciado la flexibilización de las restricciones en la víspera de las celebraciones de Eid al-Adha, el festival musulmán del sacrificio. También se habla de una normalización de la actividad diaria a medida que las protestas se vayan apaciguando.

Pakistán ha calificado la derogación del artículo 370 de "ilegal" y prometió "ejercitar todas las opciones posibles" para contrarrestarla.Ha expulsado al embajador indio del país y ha prohibido las relaciones comerciales bilaterales con la India con efecto inmediato. 

Por su parte, China también criticó la medida tildándola de “inaceptable” y que “socava la soberanía territorial de China". India replicó que el artículo 370 "es un asunto interno" y que la medida "no interfiere con los límites del territorio". 

A día de hoy, todos los ojos están puestos en esta parte del mundo, temiendo un nuevo conflicto armado entre las tres potencias nucleares. El tiempo nos desvelará el resultado de este ajedrez político de difícil conclusión.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones