EL LINGAM DEL FUEGO


En la ciudad de Thiruvannamalai en Tamil Nadu (sur de India), hay un fabuloso templo dedicado a Shiva y Parvati llamado Arunachalesvara (también Annamalaiyar, otro nombre de Shiva), a los pies de las colinas Arunachala. Su gopuram o torre ornamental mide 66 metros y es uno de los mayores del país dedicado a Shiva. Forma parte de los Pancha Bhoota Stalams o cinco templos de Shiva, cada uno de los cuales es una manifestación de un elemento natural: tierra, agua, aire, cielo y fuego. 

Esos templos son cinco lugares sagrados en la India y este de Arunachalesvara es el que representa el fuego. Tiene varias leyendas hermosas asociadas a él. Se dice que Shiva se manifestó como una enorme columna de fuego, cuya corona y pies no pudieron ser encontrados por los dioses Brahma y Vishnu. Otra leyenda afirma que el Señor Shiva quemó los carros de varios demonios que estaban torturando sabios y celestiales. 

Dentro del santuario se venera el lingam principal, conocido como Agni Lingam o Lingam de Fuego. Representa el deber, la virtud, el sacrificio y la liberación a través de la vida ascética. El fuego simboliza la luz de Shiva, luz de luces, que erradica la oscuridad y el mal. El lingam se decora bellamente todos los días tras de recibir el baño diario y los numerosos aarati con fuego de los sacerdote y devotos del templo hacen que en el interior haga bastante calor. 

En honor a esta forma ardiente de Shiva, en cada luna llena de noviembre/diciembre se lleva a cabo el festival de diez días de Karthikai Deepam. Es costumbre que el templo haga arder una enorme hoguera en el monte Arunachala que permanece encendida durante días. Para que la luz de Shiva ilumine a todos, la gente hace fogatas frente a los templos por la noche, prende fuegos artificiales en la calle y decora con lamparitas las casas y santuarios. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones