GENEROSO Y PRODUCTIVO SAL, EL ÁRBOL SANTO

Imagen de Joel Sow
Todo son ventajas para cultivar el sal o sala (shorea robusta), un gran árbol originario del subcontinente indio que crece también en Birmania, Bután, Nepal, Bangladesh. Es de crecimiento moderado o lento, de hoja perenne de forma ovalada. Vive a pleno sol o sombra moderada, tiene un tronco fuerte de madera leñosa resistente y de buena calidad que puede crecer hasta 35 mt. de altura. Sus flores son hermosas, grandes y de color rosado.

Es un árbol generoso porque todo lo que produce y crece en él es de enorme provecho. En gastronomía, las semillas se asan, se hierven o se muelen para hacer harina y su aceite es una grasa vegetal que puede emplearse como sustituto de la manteca de cacao y una mantequilla similar al ghee. También sus hojas se emplean como platos para servir la comida y una vez finalizado ese uso, sirve de alimento para las cabras y los animales domésticos.

El sal es fuente de una popular resina transparente, aromática y blanquecina utilizada para calafatear botes y también como incienso en las ceremonias hindúes. El ayurveda y la medicina popular valora la resina para tratar gonorrea, forúnculos y dolor de dientes, así como cataplasma para las partes hinchadas del cuerpo. 

El aceite de semilla se utiliza para iluminar y como tratamiento para diversas afecciones de la piel mientras que su manteca es perfecta como cosmética de uso externo, dejando la piel suave y aterciopelada. La madera se emplea en ingeniería hidráulica, en barcos, postes, amarres, y uso doméstico como muebles, puertas, acabados interiores, elementos agrícolas y muchos otros usos. También es una importante fuente local de combustible. Las hojas caídas sirven de fertilizante natural.

No es de extrañar que con tal cantidad de dones y generosidad, este sea un árbol relevante para hindúes, budistas y jainistas, que lo consideran santo o de alto respeto.

La tradición hinduista dice que el árbol de la sal es favorecido por Vishnu. Su nombre shala, shaal o sal, proviene del sánscrito; otros nombres en lengua sánscrita son ashvakarna, chiraparna y sarja, por citar algunos. A menudo, el árbol de la sal se confunde con el árbol Ashoka (Saraca indica) en la literatura antigua del subcontinente indio.

El budismo sostiene que el nacimiento y la muerte Buda tuvieron lugar a la sombra de un sal. Se cree que su madre, la reina Maya, tuvo un sueño de un elefante blanco bajo este árbol, donde tiempo después dio a luz a su hijo. Los antiguos textos afirman que Buda estaba tendido entre un par de sales cuando murió y que tras su deceso, éstos se volvieron blancos. 

La tradición jainista situa la iluminación del 24 ° tirthankara (maestro espiritual), Mahavira recibió la iluminación bajo sus ramas. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones