LA HISTORIA DEL DIAMANTE TAJ MAHAL DE ELIZABETH TAYLOR


«Tú eres probablemente la mejor actriz del mundo, lo que junto a tu extraordinaria belleza te hace única» (Richard Burton a Elizabeth Taylor)

Richard Burton y Elizabeth Taylor comenzaron su romance en Roma en 1962 durante el rodaje de 'Cleopatra' y se embarcaron en una tempestuosa historia de amor, aunque ambos ya estaban casados ​​con otras personas.

Elizabeth Taylor llegó a casarse ocho veces con siete maridos, pero Burton fue el hombre de su vida y su relación más duradera. Con él se casó dos veces (en 1964, su quinto marido entonces, y en 1975) se divorció en dos ocasiones y con el adoptó a su cuarta hija. Sus constantes discusiones, su carácter borrascoso y sus polémicas declaraciones fueron la causa de grandes escándalos.

A Taylor le encantaban las joyas imponentes y muchas de las mejores piezas de su colección fueron regalos de Burton, entre ellas, el diamante Taj Mahal, una fabulosa piedra con forma de corazón montada en un marco de oro con diamantes y rubíes por delante y jade por detrás, que se sujeta al cuello un cordón de seda. Tiene una inscripción en parsi: “El amor es eterno.”

Se lo regaló en el 40 cumpleaños de la actriz en 1972. Burton bromeó: "Me hubiera gustado comprarle el Taj Mahal, pero costaría demasiado transportarlo".

El diamante data de 1627 y se dice que fue un regalo del emperador mogol Jahangir a su hijo Shah Jahan (1592-1666) , quien a su vez se lo regaló a su esposa favorita Mumtaz Mahal. Para ella construyó el Taj Mahal en su honor tras su muerte.

Se cree que piedra procede de las minas de Golcanda en el sur, a principal mina de diamantes de India en ese momento y que tras las turbulencias políticas, pasó de la realeza a manos británicas y después llegó la famosa joyería Cartier. Burton lo compró a Cartier por 350,000 libras, y Taylor mandó cambiar el cordón de seda original por una cadena ajustable de diamantes y rubíes.

Taylor pudo mantener la asombrosa colección de joyas como parte de sus acuerdos de divorcio.

La joya fue adquirida por el dueño de un conglomerado hotelero coreano por casi 8 millones de dólares en el 2011. Poco después de su adquisición, su nuevo dueño interpuso una demanda por las dudas de la autenticidad de la historia del diamante y en esta situación se encuentran ahora la joya, en un callejón de difícil salida judicial.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones