ONCE PASOS PARA APRENDER A AMARSE UNO MISMO


1. Abandona toda crítica. Criticar es un acto inútil; la crítica jamás lleva a nada positivo. No te critiques, quítate esa carga de encima. Tampoco critiques a los demás, ya que los defectos que encontramos en otros son simples proyecciones de las cosas que no nos gustan en nosotros mismos. Pensar negativamente de otra persona es una de las grandes causas de limitación en nuestra vida. Sólo nosotros nos juzgamos. 

Ni la Vida, ni Dios ni el Universo nos juzgan. Me amo y me apruebo.

2. No te metas miedo. Todas tenemos que dejar de hacerlo. Con demasiada frecuencia nos aterrorizamos con nuestros pensamientos. Solamente podemos pensar un pensamiento por vez. Aprendamos a pensar mediante afirmaciones positivas. De esa manera nuestros pensamientos mejorarán nuestra vida. Si te sorprendes metiéndote miedo, di inmediatamente: Dejo marchar la necesidad de asustarme. 

Soy una expresión divina y magnífica de la vida, y desde este momento vivo plenamente. 

3. Comprométete en la relación que tienes contigo misma. Nos entregamos mucho en las relaciones que tenemos con los demás, pero a nosotras mismas más o menos nos dejamos de lado. Sólo de vez en cuando nos damos tiempo para nosotras. Así pues, quiérete de verdad, comprométete a amarte. Cuida de tu corazón y de tu alma. 

Soy mi persona favorita. 

4. Trátate como a una persona amada. Respétate y mímate. Cuando te ames a ti mismo estarás más abierto al amor de otras personas. La Ley del Amor requiere que concentres tu atención en lo que deseas, no en lo que no deseas. Concéntrate en amarte.

En este momento me amo totalmente. 

5. Cuida tu cuerpo. Nuestro cuerpo es un templo precioso. Si quieres vivir una vida larga y satisfactoria es necesario que te cuides ahora. Necesitas tener buen aspecto y, por encima de todo, sentirte bien, con muchísima energía. La nutrición y el ejercicio son importantes. Has de mantener flexible el cuerpo y moverte con agilidad hasta el último día en que habites en el planeta. 

Soy feliz, sana y completa. 

6. Edúcate. Con mucha frecuencia nos lamentamos de no saber esto o aquello y no sabemos qué hacer. Pero somos inteligentes y capaces de aprender. En todas partes encontrarás libros, audios y clases. Si no puedes gastar mucho dinero, aprovecha las bibliotecas. Busca un grupo de autoayuda. Yo sé que continuaré aprendiendo hasta el último día de mi vida. 

Constantemente estoy aprendiendo y creciendo. 

7. Constrúyete un futuro económico. Todo el mundo tiene derecho a tener su propio dinero. Esto es una creencia que es importante aceptar. Forma parte de nuestra dignidad como personas. Siempre podemos empezar por poco. Lo importante o es continuar ahorrando. Es bueno hacer afirmaciones en este sentido. 

Constantemente aumento mis ingresos. Prospero en todo lo que hago. 

8. Incentiva tu lado creativo. La creatividad puede ser cualquier actividad que te llene. Cualquier Cosa, desde preparar un pastel hasta diseñar un edificio. Guarda tiempo para expresarte. Si tienes hijos y el tiempo es lo que escasea, búscate algún amigo que pueda ayudarte a cuidar de los niños y viceversa. Los dos os merecéis tener tiempo. Sois dignos de ese tiempo. 

Afirma: Siempre encuentro tiempo para ser creativo. 

9. Haz de la alegría y la felicidad el centro de tu mundo. La alegría y la felicidad están siempre en nuestro interior. Procura estar conectada con ese lugar interior tuyo. Construye tu vida en torno a esa alegría. Cuando nos sentimos felices somos creativos, no nos alteran las pequeñeces y estamos receptivos a nuevas ideas. 

Una buena afirmación para repetir con frecuencia es: Estoy inundado de alegría y expreso felicidad. 

10. Sé integro; cumple tu palabra. Para honrarnos y respetarnos debemos tener integridad. Hemos de aprender a cumplir nuestras promesas. No hagas una promesa que no puedas cumplir, ni siquiera a ti misma. No te prometas comenzar una dieta mañana ni hacer ejercicios cada día a no ser que sepas que lo vas a cumplir. 

Necesitas poder confiar en ti misma.

11. Desarrolla una fuerte conexión espiritual con la Vida. Esta conexión puede tener que ver o no con la religión en que nos educamos. Cuando éramos pequeños no teníamos elección. Ahora, de adultos, podemos elegir nuestro camino y creencias espirituales. Los momentos de soledad son momentos especiales de la vida. Tu relación con tu yo interior es lo más importante. Procúrate momentos de silencio y quietud y comunícate con tu guía interior. 

Mis creencias espirituales me apoyan y me ayudan a ser todo lo que puedo ser. 


Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones