PRESUMIENDO DE CRIADOS


En una época anterior a la fotografía, los funcionarios, administrativos y empleados de la East India Company acostumbraban a reflejar en pinturas su lujoso estilo de vida en India para después mostrarlo a su amigos y familiares en Gran Bretaña. 

Eran estampas cotidianas del hogar, de caza, de fiestas y reuniones sociales, que siempre mostraban buenas ropas, muebles de calidad y sobre todo, muchos criados, una señal inequívoca de prosperidad, ya que un sirviente en Inglaterra costaba ocho veces más que uno en India.Para los británicos imperiales que provenían de orígenes modestos, retratarse en medio de un séquito de sirvientes indios se convirtió en una forma crucial de proyectar su autoridad y riqueza. Estas escenas eran muy bien recibidas en Europa, donde todo lo que procedía de este lado del mundo era considerado muy exótico. 

Sabedores de su éxito, los señores tenían sus propios artistas indios a los que se llevaban a casa, el trabajo o las vacaciones para que reflejara fielmente su elevada calidad de vida. Así nació un estilo pictórico peculiar llamado "Pintura de la Compañía" un término empleado para el estilo híbrido, resultado de la influencia europea (especialmente británica) en artistas indios desde principios del siglo XVIII hasta el siglo XIX, ya que la pintura local no era del todo de su gusto.

Las familias británicas, especialmente las memsahibs (señoras) dependían mucho de ellos para el cuidado de la casa y de los hijos y los comentarios sobre el servicio doméstico eran comunes en las cartas de las esposas de los oficiales, militares, misioneros y comerciantes.

Los criados eran en ocasiones, los únicos nativos con los que trataban muchas familias británicas. Su visión particular de ellos como supersticiosos, poco inteligentes, sucios, perezosos y deshonestos fue la que dieron al exterior en cartas, artículos periodísticos y diarios, y esa imagen desfavorable y racista caló en el público de la época. 

Los criados eran mujeres de clase baja y operarios sin tierra. No siempre eran bien tratados, a menudos despreciados, tachados como estúpidos por no entender el inglés, a pesar de que sus señores no hablaban hindi. Con frecuencia padecían violencia física y verbal, aunque también hubo casos de señores modelo que trataron bien a sus sirvientes. 

La pintura perdió su impulso con la llegada de la fotografía, que se introdujo en India a principios de la década de 1840. La electricidad y los nuevos electrodomésticos y útiles para hogar como hornos, ventiladores, planchas o máquinas de coser redujeron bastante el número de criados de las familias de la época. 

Las pinturas sobre criados en los hogares de India se pueden ver en museos de todos el mundo, pero este enlace de la web del Museo Victoria y Albert de Londres tiene una extensa colección de más de 2000 pinturas de este estilo. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario