EL PALACIO DE SURAJ MAL, UNA MARAVILLA ARQUITECTÓNICA


"Es difícil darse cuenta de la extensión y la magnificencia de este palacio sin verlo ... No he visto ninguno en Hindustan que le supere en magnificencia, o incluso se acerque a ella" (Memoires des Jats)

Uno de los palacios más bellos de Rajastán (norte de India) es el Palacio Deeg, sita en la ciudad del mismo nombre en la carretera entre Alwar y Bharatpur, 34 km al sureste. Se trata de una construcción cuadrangular compuesta por varios pabellones, un lugar impresionante construido en el siglo 18 por el rey Suraj Mal (también Suraj Mal) como residencia de verano para la familia real de Bharatpur.

Inteligente, culto y sensible al arte, Suraj Mal fue, además de un recordado guerrero, un magnífico constructor que gastó una verdadera fortuna en la creación de este lujoso palacio de Bharatpur, así como de elementos de obra civil y religiosa como tanques, cenadores y templos en otros notables lugares religiosos hinduistas, como Govardhan, Mathura, Vrindavan.

En el transcurso de su historia el palacio de Deeg tuvo que enfrentar feroces ataques de invasores, en parte por su cercanía a Agra. Aquí se recuerda con orgullo la victoria de los Jats contra un ejército combinado de mogoles y marathas, compuesto por miles de soldados. Para protegerlo, sus dueños construyeron a su alrededor un fuerte con muros de casi 30 mt.y fosos con agua para repeler las tropas enemigas. El pabellón más grande es el Gopal Bhawan, una elegante estructura construida en 1760 con un gran jardín de estilo indo-islámico. En el interior abundan las elaboradas puertas, vigas ornamentadas, paredes pintadas y jaalis (celosías) hechas del mármol más fino.

Suraj Mal adornó el palacio con los mejores objetos traídos de sus conquistas en Agra y Delhi. Los visitantes pueden contemplar hoy muchos muebles originales, incluido un columpio que se dice perteneció a la emperatriz Nur Jahan, y que fue llevado a Deeg como botín de guerra después del atrevido ataque de Suraj Mal a la corte mogol de Delhi, en 1762. El columpio está posicionado en un arco situado en un mirador con vistas a los jardines, decorados con senderos, cuidados macizos de flores y fuentes.

El salón de banquetes cuenta con una fila doble de elegantes pilares y a la vez exhibe una gran colección de recuerdos y curiosidades. Una de las habitaciones tiene una cama de mármol negro macizo de Delhi, que una vez también sirvió como lecho funerario del rito parsi.

Otro pabellón destacado del complejo es el Keshar Bhawan o Palacio del Monzón, cuyo interior alberga un complejo sistema de tuberías y fuentes diseñadas para rociar agua y recrear así el clima fresco del monzón en el interior, una verdadera extravagancia en el seco y caluroso Rajastán. Afuera se hacían rodar unas balas de cañón en unos canales para que emularan el sonido del trueno y así sumar espectacularidad al efecto lluvia de los rociadores.

Hay un vídeo de este precioso complejo en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario