UN PALACIO, DOS BOMBAS NUCLEARES Y CINCO ESPEJISMOS EN POKHRAN

Imagen Daniel Villafruela
Dice la leyenda que una vez el señor Rama disparó una flecha que tenía el poder de secar los océanos entre India y Sri Lanka para que sus tropas puedan cruzar fácilmente. Pero esta flecha cayó sobre el mítico río Saraswati y lo secó, formándose así el árido desierto de Thar.

En este desierto encontramos Pokhran, una ciudad a 112 km de Jaisalmer (Rajastán) llena de havelis, monumentos y templos. Pokhran significa "El lugar de los cinco espejismos" por las cinco cordilleras de sal que lo rodean y es un sitio de gran importancia turística y religiosa, con mucho que decir en la historia antigua y moderna de India.

Antaño Pokhran se encontraba en la ruta comercial que llevaba sal, seda y especias a Persia y otros rincones del mundo. Hoy es una parada obligada en el itinerario de los turistas que viajan entre Jodhpur y Jaisalmer para contemplar su bella ciudadela de los Rathores, los poderosos nobles Rajput de Marwar. 

Es un fuerte y palacio de arquitectura rajput del siglo XIV conocido como Balagarh, pequeño pero muy bien conservado. Alberga unos hermosos jardines y un museo para ver las ropas, las armas, cerámicas y otros enseres de sus nobles ocupantes. Parte del fuerte ahora es un hotel herencia.

Cenotafios (monumentos funerarios) y havelis (antiguas casonas) salpican el paisaje de Pokhran de ejemplos de su arquitectura más destacada.

Pokhran también es conocido por ser el lugar donde se llevaron a cabo con éxito por parte del ejército indio dos pruebas nucleares, una en 1974 y otra en 1998. La primera fue "Pokhran-I" bajo el mandato de la Primera Ministra Indira Gandhi, una operación que fue rebautizada con el nombre de 'Buda Sonriente'. En la siguiente operación llevada a cabo 24 años después se lanzó un dispositivo nuclear llamado 'Shakti', que significa 'poder' en hindi. 

Una película de Bollywood llamada 'Parmanu: The Story of Pokhran' (2018) relata fielmente estos hechos. Está protagonizada por John Abraham, Diana Penty y Boman Irani y recibió buenas críticas por parte de la prensa especializada. 

Además de arquitectura, desierto e historia, los visitantes también encuentran aquí una preciada artesanía local presente principalmente en sus elaborados muebles y en la cerámica. Muchos prefieren llevarse de recuerdo productos de su rico suelo, como sal de roca, sal negra y Multani Mitti o arcilla para limpiar y purificar la piel y el cabello. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario