ESMERALDAS PARA SU MAJESTAD: HISTORIA DE TRES JOYAS


Durante siglos las esmeraldas han sido un símbolo de riqueza y poder, valorada en todas las culturas de la historia. Es de las piedras más antiguas conocidas con fines ornamentales, tan apreciada que ya se vendía en los mercados de Babilonia en el 4000 a. C 

Aunque en India, los antiguos maharajas, príncipes y nobles del norte y del sur tenían en común su amor por las joyas y la opulencia, fueron los emperadores del imperio mogol los que mostraron una especial fascinación por las esmeraldas, que apreciaron enormemente y atesoraron con ávido interés. 

India es un país es rico en diamantes y rubíes, pero no tiene abundancia de minas de esmeraldas, la mayoría descubiertas y explotadas desde hace apenas un siglo. Actualmente, India ocupa el quinto puesto de países productores y concentra su actividad en Ajmer (Rajastán) y en el estado de Orissa.

Las mayoría de estas piedras preciosas que tanto gustaban a los emperadores eran de origen colombiano y llegaban a través de Europa. Precisamente por su rareza y por ser el verde el color del Islam, los mogoles las usaron no solo como joyas combinadas en oro, sino también como talismanes.


LA ESMERALDA DE SHAH JAHAN

Un bun ejemplo de ello fue el legendario emperador Shah Jahan (1952-1966), el constructor del Taj Mahal, hoy icono de India. Es sabido que Shah Jahan era un experto conocedor de las piedras preciosas y las joyas. Amaba las esmeraldas hasta el punto de retratarse con ellas Imagen) y en su tesoro guardaba a una gran cantidad de esta piedras, algunas como exquisitos trabajos personalizados.

Una de sus joyas era una enorme esmeralda colombiana de altísima calidad con forma de cabujón y de un profundo color verde oscuro. Se llama 'Esmeralda Shah Jahan' y es una rareza porque en lugar de una inscripción coránica, tiene su nombre completo inscrito en persa en ella.



LA ESMERALDA TAJ MAHAL 

Otras de sus más preciadas posesiones pasó a la historia con el nombre de 'Taj Mahal', como el mausoleo que construyó. Se trata de una gran esmeralda colombiana trabajada en Rajastán y que llegó a las costas de Goa vía Lisboa, entre los años 1630 y 1650 .

Los artesanos indios hicieron una pieza exagonal plana de 141 quilates con tallas de crisantemos, lotos y amapolas. La pieza despareció, pero en 1925 fue exhibida por Cartier como parte del collar 'Bérénice' en la Exposición Internacional de Artes Decorativas de París. En el 2009 fue subastada por Christie's de Nueva York y actualmente forma parte de la Colección Royal Al-Thani de Qatar como un broche, restablecido por Cartier.



LA ESMERALDA MOGOL

La tradición atribuye esta fabulosa esmeralda a Aurangzeb, el hijo de Shah Jahan y heredero (a golpe de espada) de su trono. Se llama Esmeralda Mogol y es una de las más grandes conocidas y valiosas. Igual que las anteriores, procede de Colombia y es una joya de delicada belleza, calibrada en 217.80 quilates.

Se trata de un amuleto de protección que en la cara frontal tiene tallado en persa "El que posea este encanto, gozará de la protección especial de Dios", mientras que en la cara posterior hay representadas amapolas y espigas. 

La pieza se ha atribuido a Aurangzeb por que el año de inscripción (1695) coincide con el reinado del emperador. Sin embargo, el gobernante era sunita mientras que la invocación de la esmeralda es chiíta, por lo que los expertos sugieren que la piedra podría haber pertenecido a uno sus cortesanos u oficiales. Fue vendida por Christie's en el año 2001 y actualmente estaba en posesión del Museo de Arte Islámico, Doha, Qatar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario