EL NACIMIENTO DEL POLLITO Y POR QUÉ NO HAY QUE TEMER A LOS CAMBIOS

Imagen Sathis Babu
“Cada grieta es también una abertura. Cuando estamos en medio de grandes cambios, es útil recordar cómo nace un pollito. Desde el punto de vista del pollo, es una lucha aterradora. Confinados y acurrucados en una cáscara oscura, a medio formar, el polluelo se come toda su comida y se expande a los contornos de su caparazón. 

Comienza a sentir hambre y hacinamiento. Después empieza a morir de hambre y se siente sofocado por el espacio cada vez menor de su mundo. Finalmente, su propio crecimiento comienza a romper el caparazón y el mundo, como el pollito, sabe que está llegando a su fin. 

Su cielo se está cayendo. A medida que el pollo se retuerce a través de las grietas, comienza a comer su caparazón. En ese momento, creciendo frágil, hambriento y hacinado, su mundo se rompe, y el pollito debe sentir que se está muriendo. Sin embargo, cuando todo lo que tiene se desvanece, el pollo nace. No muere, sino que viene al mundo. 

La lección es profunda. La transformación siempre implica el alejamiento de las cosas en las que hemos confiado, y nos quedamos con la sensación de que el mundo como lo conocemos está llegando a su fin, porque es así.

Sin embargo, el pollito nos ofrece la sabiduría que única forma de nacer en vida es comernos nuestra propia cáscara. Cuando afrontamos un gran cambio (en uno mismo, en una relación, en una tarea) de algún modo hay que tomar en todo lo que nos ha encerrado y nutrido, para que cuando la nueva vida llegue, la vieja esté dentro de nosotros."

~ Mark Nepo- . 'El libro del despertar: Consigue la vida que deseas, presente en la vida que ya tienes.' amzn.to/2DqnwPq

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones