LA ESCANDALOSA PINTURA DEL MAYOR PALMER Y SU PRINCESA INDIA


La pintura que ilustra esta entrada es un óleo sobre lienzo sin acabar de 1785, atribuido a Johann Zoffany y expuesto en el la British Library de Londres. Representa al Mayor William Palmer (1740-1816) en una idílica estampa familiar, en el patio de su casa de Lucknow, con su esposa, cuñada, hijos y varias niñeras. William es un patriarca protector vestido de uniforme cuyo rostro, igual que el de todos los presentes, mira con afecto hacia su esposa, la dama vestida con sari rojo sentada sobre una alfombra. 

Ella es su segunda esposa Fais Baksh (la primera fue una belleza criolla que conoció en Saint Kitts), una princesa mogol de la casa real de Delhi, y descendiente del Shah Jahan, el constructor del Taj Mahal, con la que se casó en 1779. Palmer y Fais tuvieron seis hijos, uno de ellos, el niño joven de la izquierda, se convirtió en un banquero famoso en Hyderabad, al que apodaron 'el rey'. 

En su última voluntad, Palmer dijo de su esposa que fue su “querida amiga y compañera durante más de 35 años”. La dama sentada junto a Palmer es su cuñada, la princesa Nur Begum, que posteriormente se casó con el general Benoit de Boigne, aunque hay autores que sugieren que pudiera ser otra esposa india de Palmer.

En la época colonial, la mayoría de los oficiales y comerciantes que viajaban a India lo hacían solos, sin la compañía de mujeres o esposas. A medida que la sociedad británica se acomodó en en el país, muchas costumbres se pasaron a formar parte de la vida cotidiana de los colonizadores. Quedaron cautivados por la cultura, la gastronomía y asumieron el estilo de vida como propios, a tal punto que algunos llegaron a convertirse al hinduismo o al Islam. También se enamoraron de sus mujeres y se casaron (bibis) o establecieron relaciones con ellas, formaron familias y tuvieron hijos. Estos hombres pasaron a la historia con el nombre de 'mogoles blancos'.

Lejos de ser una minoría insignificante, los documentos de la época muestran que en la década de 1780, más de un tercio de los hombres británicos de India dejaron en sus testamentos todas sus pertenencias a una o más esposas indias. 

Este tipo de relaciones no estaban bien vistas por la rígida sociedad victoriana, que consideraba a los nativos indios como personas de rango inferior. La pintura de Willian Palmer y su familia india se hizo para uso privado, ya que de otra manera hubiera sido inaceptable la exhibición o venta de pinturas de esta temática. Sorprende que la bibi sea algo más que un consorte amorosa, sino que asume el papel completo de esposa, compañera y madre. 

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones