VISITAMOS EL 'PALACIO IDEAL', EL SUEÑO DEL CARTERO LOCO

Imagen Alexandre PIRON
Hoy viajamos hasta Francia para conocer una curiosidad arquitectónica de estilo imposible que una vez fue el sueño de un humilde cartero rural llamado Ferdinand Cheval . 

Se llama 'Palais Ideal' (Palacio Ideal) y está situada en la localidad de Hauterives, en el oeste del país. Es una gran estructura construida por Cheval entre 1879 y 1912 de forma autónoma y autodidacta, sin conocimientos previos de construcción o planificación alguna. El cartero-constructor tenía una educación mínima y ninguna experiencia en arquitectura, pero para su obra se inspiró en los gráficos de Le Magasin Pittoresque, una revista enciclopédica popular de la época.

La fachada del 'Palais' tiene representaciones en miniatura de estilos arquitectónicos de todo el mundo y de varias épocas, incluyendo un castillo medieval, un chalet suizo, un templo hindú, una mezquita y El Harrach de Argel. Las fachadas están decoradas a pura fantasía, con todo tipo de animales (cocodrilos, ciervos, pelícanos, perros, ovejas …) plantas, rostros humanos y mitológicos, y una mezcla a capricho de arte contemporáneo y clásico árabe, cristiano, egipcio e hindú. 

A simple vista, recuerda a la rica ornamentación de los templos jainistas indios o la vasta y apretada decoración de los santuarios hindúes del sur de India. A otros les parece ver una creativa mezcla entre Angkor Wat de Camboya y la Sagrada Familia de Barcelona. En el vídeo con subtítulos traducibles al español hay una vista general y se puede apreciar muy bien la fascinante y extraña belleza de la obra al completo.

Cheval trabajó día y noche en esta obra durante 33 años, a veces a la luz de una lámpara de aceite, y pidió a las autoridades ser enterrado en el este palacio de sus sueños cuando falleciera. Como no se lo permitieron, construyó su propio mausoleo en el cementerio local donde descansa tras su muerte en 1924, un año después de terminar el palacio. 

En su momento, Cheval fue un incomprendido. Recibió burlas de sus vecinos, que le llamaron 'loco' y también fue muy criticado por los expertos en arte que tacharon su obra de fea, pueril y marginal. Pero poco antes de su muerte, Cheval comenzó a recibir cierto reconocimiento de artistas de renombre como André Breton y Pablo Picasso. 

En 1969, André Malraux, el Ministro de Cultura, declaró el Palais un hito cultural y lo protegió oficialmente, convirtiéndose así en una atracción turística que recibe miles de visitantes al año. Cheval goza ahora del reconocimiento que no tuvo en vida y en 1986 su rostro apareció en un sello postal francés como homenaje.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones