BAHUBALI, CONTEMPLANDO DESDE LO ALTO: LA GRAN ESTATUA DE KARNATAKA


En el suroeste de India, a 158 km de Bangalore (Karnataka), hay una antigua y colosal estatua de gran belleza, muy reverenciada por los jainistas. Se llama estatua de Bahubali o Gomateshwara y es una pieza monolítica de granito de 17 metros de altura situada en lo alto del monte Indragiri, en la ciudad de Shravanbelagola. Se cree que es la estatua monolítica más grande del mundo.

La historia del legendario santo Bahubali (El de los brazos fuertes) está narrada en textos sánscritos como Adi Purana y Bahubali Charitra y en otros textos y poemas literarios en canarés. Se dice que nació en la dinastía Ishvaku en Ayodhya y era hijo del primer gobernante Tirthankara. Tras la muerte de su padre, desafió la autoridad de su hermanastro mayor Bharat y tras varias contiendas, ganó el control del reino. Disgustado por la violencia que implicaba ser rey, abandonó sus posesiones y el poder en busca de la omnisciencia. El poeta jainista Bopanna escribió que "devolvió toda la tierra pese a pesar de que la había conquistado por completo".

Dice la tradición que durante todo un año, Bahubali permaneció meditando de pie, inmóvil, con los brazos pegados al cuerpo, en la posición yóguica kayotsarga ("despedir el cuerpo"). Tan despreocupado estaba por el mundo que le rodeaba que las ramas treparon por su cuerpo y los hormigueros crecieron a sus pies, sin que le molestaran. La estatua Gomateshwara le representa en esa postura, desnudo, mirando al norte, con un hormiguero en la base y las ramas abrazando sus brazos y piernas. Su aspecto es relajado y en su rostro hay una una sonrisa serena. Aunque la visión de este monumento es imponente por su gran tamaño, transmite mucha paz. 

La estatua construida 983 AD. por el gobernante y ministro de la dinastía Ganga, Chamunda-Raya y para su inauguración celebró una gran ceremonia de consagración llamada Mahamastakabhisheka Mahotsava (Gran unción o gran consagración). Desde entonces, cada 12 años se lleva cabo este ritual, en el que la imagen se baña ceremonialmente con cuajada, leche y ghee. A este acto acuden multitud de ascetas jainistas, así como peregrinos y visitantes que viene de todo el mundo a admirar esta joya del arte jainista en su día de homenaje. 

La última unción tuvo lugar en febrero del 2018, para la siguiente habrá que esperar hasta el año 2030.

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones