UN PUNKAH PARA COMBATIR EL CALOR

Sala Takhat del Fuerte Mehrangarh, imagen de Wikipedia
En más de una ocasión me han preguntado para qué sirven las argollas sujetas en los techos de algunos palacios indios. La respuesta es que unas se emplean para sostener lámparas, otras columpios y otras son para colgar los 'punkah' (pankh, alas de pájaro), grandes abanicos de ventilación de una estancia movidos por un operario o por un mecanismo. La palabra en español para este elemento es abano, un término procedente del portugués que también es la raíz de abanico. 

Los punkah están hechos de tela, fibras naturales o maderas y pueden ser tan ricos o modestos como permita la economía de su propietario. Una vez colocados en el techo, se manejan de forma individual o varios a la vez conectados con una sola cuerda, balanceados por un empleado de baja calificación (collie), llamado punkah wallah. El punkah wallah o 'abanicador' tenía la responsabilidad de mantener frescas las estancias y no solo se ocupaba de los ventiladores del techo, sino también del abanico manual cuando era preciso, con la doble finalidad de dar aire y espantar las moscas.

Punkah wallah moviendo un punkah de techo.
El uso de estos ventiladores de techo se conoce desde el siglo VI y antaño era un lujo propio de nobles y adinerados con personal suficiente para que el operario fuera de estancia en estancia al paso de sus amos, moviendo los abanicos. Fueron especialmente populares entre los colonizadores británicos, que presumían de tener uno en cada habitación para combatir los terribles calores de India. Sin embargo, la llegada de la electricidad y de los ventiladores eléctricos terminó con los punkah de tracción manual y extinguió el oficio de sus operarios.

Punkah de diseño actual de la web Archello
Curiosamente, estos ventiladores de techo tradicionales no ha desaparecido y actualmente se fabrican en los materiales y los diseños más actuales, muy solicitados en lugares donde se padecen frecuentes cortes de luz o como alternativa al costoso y frío aire acondicionado. En esta web Architonic hay unos punkah tradicionales y modernos, firmados por Oliver Kessler.


Una punkah wallah emplea un abanico de mano para su ama. Pintura del siglo XVIII o XIX

Puede que también te interese ...

0 comentarios

archivo de publicaciones