BUSCANDO LA FOTO PERFECTA EN EL MAUSOLEO DEL 'SEÑOR TESORERO'

Imagen Ibrahim Rifath

Todo el mundo conoce el Taj Mahal, el mausoleo de Agra (Uttar Pradesh) construido en 1632 a los pies del río Yamuna por el emperador Shah Jahan en honor a su esposa Mumtaz Mahal y el lugar donde ambos descansan. La historia y la leyenda lo han convertido en un monumento al amor y actualmente, es un icono de India visitado por millones de personas cada año, uno de los lugares más fotografiados del mundo.

Pero no mucha gente sabe que en el lado oriental del Yamuna, a menos de cinco kilómetros al norte del Taj, se encuentra otro mausoleo construido por la misma familia, de menor tamaño pero de igual importancia en diseño, calidad de los materiales y trabajo artístico.

Se trata del mausoleo de I'timād-ud-Daulah, llamado comúnmente 'Bachcha Taj' o 'Pequeño Taj' y cuya fecha de construcción es anterior al gran monumento de Shah Jahan. Nadie puede cuestionar que la tumba de I'timād-ud-Daulah fue la base y la inspiración para su hermana mayor el Taj Mahal, erigido pocos años después de la finalización de éste.

La tumba fue un encargo de la emperatriz Noor Jahan (Luz del Mundo), una dama acaudalada y muy influyente que patrocinó la construcción de varias estructuras en su región.

Fue la vigésima y última esposa del emperador Jahangir y mandó construir la tumba en 1622 en memoria de su padre Mirza Ghiyas Beg. La obra se completó en 1968 y en ella se encuentran enterrados además de Mirza, su esposa Asmat Begum.

Mirza llegó a ser vazir (ministro) y tesorero en la corte de Akbar y recibió el título honorífico de Itmad-ud-Daulah (Señor Tesorero). Es el abuelo de Mumtaz Mahal, por lo que es fácil imaginar de dónde obtuvo la idea Shah Jahan para construir el Taj Mahal.

Se dice con frecuencia que los mogoles “comenzaron como titanes y acabaron como joyeros” y este mausoleo, así como todas las estructuras que llegaron después, son un claro ejemplo de ello. La tumba es un complejo de varios edificios enclavados en un gran jardín cruciforme atravesado por fuentes y cursos de agua y pasarelas. Fue la primera tumba de India construida enteramente de mármol blanco y es un ejemplo perfecto de arquitectura islámica.

Perfecta simetría, entradas en arcos, delicados trabajos de incrustación de piedras semipreciosas con la técnica de pietra dura y paneles jali exquisitamente tallados son algunos de los lujosos elementos que el visitante puede encontrar en el interior. Otros trabajos artísticos como complejas figuras geométricas, pintura de flores cargadas de simbología y caligrafía árabe con textos del Corán completan esta 'caja de joyas' del arte mogol.

El monumento está protegido y custodiado por el Archaeological Survey of India y se encuentra abierto al público para ser visitado. Por su enorme belleza y tranquilidad (nada que ver con el siempre abarrotado Taj Mahal), se ha convertido en uno de los puntos de referencia favoritos de los fotógrafos y curiosos, conscientes de la importancia histórica y artística escrita en cada piedra, y que prefieren admirar con calma los ricos detalles de la tumba del 'Señor Tesorero'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario