CONOCE A BAHUCHARA MATA, LA PATRONA DE LA COMUNIDAD TRANSGÉNERO

Imagen Tika-estudio 
En la ciudad de Bahucharaji en el distrito de Mehsana de Guyarat, hay un templo dedicado a la diosa Bahuchara Mata, tan popular que cada año recibe a más de millón y medio de peregrinos y visitantes.

Bahuchara Mata es la diosa de la castidad y la fertilidad y la patrona de los hijras o tercer sexo. A ella acuden buscando su bendición aquellos con problemas relacionados con la sexualidad (especialmente los hombres), los que quieren tener hijos o quienes desean una pareja adecuada para compartir su vida. Su culto es muy popular en Guyarat y Rajastán y fuera de estos estados es muy querida por la comunidad transgénero, que le dedica muchos altares.

A Bahuchara Mata se la imagina como una mujer que lleva una espada en su parte superior derecha, un texto de las escrituras en su parte superior izquierda, el abhaya mudra en su parte inferior derecha que indica tranquilidad y protección y un tridente en su parte inferior izquierda. Se acompaña de un gallo, un ave que simboliza la inocencia y también la virilidad.

Con frecuencia se la representa sentada a horcajadas sobre el gallo, lo que según algunas interpretaciones es una manifestación de gloria del poder femenino Shakti.

El origen de la diosa es incierto y hay varias historias relacionadas con ella. Una dice que era hija de Bapal Detha de la comunidad Charan y que en un viaje en una caravana junto con su hermana, fueron atacadas por un bandido llamado Bapiya.

En esa comunidad preferían morir antes de ser ultrajados, por lo que Bahuchara y su hermana se suicidaron cortándose los senos. Bapiya fue maldecido y se volvió impotente La maldición se levantó solo cuando adoró a Bahuchara Mata vistiéndose y actuando como una mujer. Hay otras leyendas más de la diosa, pero en todas siempre está presente la dualidad hombre-mujer o la sexualidad.

En India los hijra están reconocidos como tercer sexo por ley y en la cultura popular se cree que tienen la capacidad de maldecir o bendecir los nacimientos y las bodas. En ocasiones, grupos de ellos acuden a estos eventos (invitados o no) para colmar de bendiciones, amuletos y canciones al recién nacido o traer prosperidad y suerte a los recién casados.

Los hijra son a la vez queridos y temidos, pues se les atribuye un fuerte poder espiritual Se cree que si no están contentos con el donativo recibido o no se les trata bien en el evento pueden maldecir y traer el infortunio con ellos. Se cree que también pueden condenar a un niño a que se vuelva un hijra.

La imagen es de la ilustradora mexicana Tika-estudio 

No hay comentarios:

Publicar un comentario