SANGHA TENZIN: EL MONJE MOMIFICADO DE 500 AÑOS

En el frío Valle de Spiti, en Himachal Pradesh hay un pequeño templo budista en el pueblo de Gue que alberga un descubrimiento inusual: la única momia natural de India conservada sin cuidados especiales.

En 1975, un terremoto en la zona abrió una antigua estupa que contenía el cuerpo momificado de un varón, extraído finalmente por el ejército el año 2004. Era la momia un monje budista tibetano de 500 años de antigüedad, identificado como Sangha Tenzin. El cuerpo está notablemente bien conservado, con la piel intacta, sin roturas, tiene dientes y hay cabello en la cabeza.

Se sabe que Tenzin murió sentado, con una cuerda alrededor del cuello y los muslos. Antiguamente existía una práctica entre ciertos monjes de Japón y Tíbet llamada Sokushinbutsu, consistente en dejarse morir de inanición como una forma extrema de renuncia a su cuerpo, para alcanzar así la iluminación. Tras la muerte se trasladaban el cadáver a una cámara subterránea y el clima frío y seco de la zona secaba el organismo de forma natural. Se han encontrado unas veinticinco momias así en la isla de Honshu, en Japón.

La tradición local afirma que el monje se sacrificó por una plaga de escorpiones que asoló la ciudad y pidió a sus seguidores que lo momificaran. Se dice que cuando su espíritu abandonó su cuerpo, un arco iris iluminó el cielo y los escorpiones desaparecieron. 

Hoy Sangha Tenzin es venerado en Gue como el santo que salvó la ciudad de una desgracia. Su cuerpo descansa en una urna de cristal en una habitación y el público puede verlo a través de una ventana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario