5 AÑOS DE 'BAJRANGI BHAIJAAN', LA JOYA MÁS TIERNA DE BOLLYWOOD


Si tuviera que definir la ternura en un solo título de Bollywood, elegiría sin duda 'Bajrangi Bhaijaan', una de esas películas que se clava en el corazón, favorita de fans y no fans de Salman Khan. Para quien no la ha visto, recomiendo que lo haga pertrechado de pañuelo en mano y sepan que al final se les quedará esa cara boba de media sonrisa y dos lagrimones cayendo como cantos rodados por las mejillas. Están advertidos.

La película se mueve entre la comedia y el drama cuenta el viaje de un joven indio hacia Pakistán para devolver a una niña a su hogar. Munni (Harshaali Malhotra) es una niña pakistaní sordomuda que se extravía en India cuando se dirigía a visitar un santuario con su madre. Es encontrada por Pawan (Salman Khan), un joven de buen corazón muy devoto de Hanuman que hará todo lo posible por mandarla a casa. Le ayudarán su novia (Kareena Kapoor) y un periodista pakistaní, interpretado por Nawazuddin Siddiqui.

'Bajrangi Bhaijaan' cumple hoy cinco años y es una película muy recomendable por varias razones. Es cine blanco y familiar protagonizado por tres estrellazas de primerísima fila con un guión muy sólido, centrado en la gente, sus vidas y sus relaciones. Cuenta una historia emotiva y simple, tienen unos grandes musicales, buenas localizaciones y está muy bien rematada, con final en todo lo alto como perfecta guinda de pastel. 

La clave del film es que aquí no hay malos ni buenos, sino seres humanos y sus circunstancias. Solo desde esa perspectiva es posible abordar temas tan sensibles como el conflicto entre India y Pakistán y la convivencia entre las religiones musulmanas e hindú, asuntos muy complicados tratados con exquisita delicadeza. La película nos habla de tolerancia, de humanidad y de respeto, valores universales que se entienden en todos los países y en todas las confesiones, siempre buscando lo que une y no lo que separa.

El mérito de tal acierto es del director Kabir Khan, autor de éxitos como 'New York' (2009), 'Ek Tha Tiger' (2012) o 'Phantom' (2015). Bajo su mando, Salman Khan brilla en su rol de grandullón inocente mientras que Kareena se convierte en la chispa que prende sus emociones y su valor. A este tándem perfecto hay que sumarle el talento de Sidiqqui, un halcón a la hora de elegir papeles que nuevamente acierta con su personaje natural, sin clichés.

Siete temas componen la banda sonora de la película, hasta once con versiones de cuatro de ellas, y es una delicia para los sentidos que merece una mención aparte. Está compuesta nada menos que por Pritam e interpretada por grandes artistas como Mikha Singh, Javed Ali, Papon, Rahat Fateh o Palak Muchhal, por citar algunos. 

En tono de fiesta están las pegadizas "Selfie Le Le Re" y "Aaj Ki Party", puros números del Bollywood de muchos bailarines y color. La primera es una intro fabulosa que presenta al personaje que interpreta a Salman, mientras la segunda pone el broche final a la película. En un tono más tranquilo encontramos ''Tu Jo Mila" , ‘’Tu Chahiye" y ''Zindagi Kuch Toh Bata'' , acompañadas de la curiosa ''Chicken Song". 

Completa este círculo de perfección 'Bhardo Jholi Meri', un popular espiritual sufí interpretado por el conocido cantante paquistaní Adnan Sami. El musical fue rodado en el Hazrat Nizamuddin Durgah en Delhi, el mausoleo del famoso santo sufí Nizamudin Auliya.

No voy a entrar en cifras, solo diré que tras su estreno, la prensa especializada se deshizo en elogios y la película recibió galardones por tierra, mar y aire. Se convirtió en un taquillazo sin igual que a día de hoy sigue recaudando dinero cada vez que se presenta en países como Turquía, China o Japón subtitulada en sus respectivas lenguas mayoritarias. Es la tercera película que más rentable de Bollywood de todos los tiempos. 

Hoy es un buen día para volver a ver esta joya del cine indio o para darle una oportunidad si aún no la conocen. No olviden el pañuelo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario