APSARAS Y ASURAS, GENIOS DEL BIEN Y EL MAL

Imagen guoguoghost
El hinduismo y el budismo comparten algunos seres mitológicos de naturaleza benevolente o maligna, con algunas diferencias. Por un lado están las apsaras, amables ninfas celestiales de increíble belleza, graciosas, juguetonas, y que por las noches en los bosques, a la pálida luz de la blanca luna, en torno a la estátua de alguna deidad, solían reunirse con otros espíritus a danzar de forma voluptuosa. 

Se mueven entre el agua y las nubes y sirven a Indra, el señor de los dioses, como bailarinas en su corte. En ocasiones intentan seducir a los sabios para distraerlos de sus prácticas ascéticas. Las apsaras están descritas en el Rigveda y el Mahabharata. 

En el lado contrario están los asuras, genios del mal representados con aspecto el demoníaco de la naturaleza cuya existencia está en guerra constante contra los Devas (deidades benevolentes del hinduismo). También hay asuras en el budismo.

Se les imagina como hambrientos de poder y lujuriosos, beligerantes , impredecibles y propensos a los cambios de humor. Son más poderosos que los humanos pero menos que los dioses. Los antiguos textos como el Purana y los Shiva Sutras como una categoría especial de dioses, generalmente destructiva y caótica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario