EL REGALO DEL INSULTO (Cuento budista)


Buda estaba enseñando a un grupo de discípulos cuando un hombre se acercó y le insultó, con la intención de atacarlo. Bajo la mirada de todos los presentes, Buda reaccionó con la máxima tranquilidad, permaneciendo totalmente quieto y en silencio.

Cuando el hombre se fue, uno de sus discípulos, enfurecido por tal comportamiento, le preguntó a Buda por qué había dejado que ese extraño lo maltratara de esa manera.

Buda respondió serenamente: "Si te regalo un caballo, pero no lo aceptas, ¿de quién es el caballo?" El estudiante, después de un momento de duda, respondió: "Si no lo acepto, sigue siendo tuyo ".

Buda asintió y explicó que, aunque algunas personas pueden decidir perder el tiempo dándonos insultos, nosotros podemos elegir si queremos aceptarlos o no, tal como lo haríamos con cualquier otro regalo. 

“Si lo tomas, lo estás aceptando. Y si no, el que te insulta simplemente queda con el insulto en sus manos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario